Notimex
Benedicto XVI ponderó que una interpretación superficial del Concilio Vaticano II ha provocado que algunas ceremonias demuestren una 'comprensión reduccionista del misterio eclesiástico'
Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI advirtió hoy la existencia de una 'confusión' sobre el sacramento de la eucaristía como consecuencia de una interpretación reduccionista del Concilio Vaticano II.

El pontífice recibió en audiencia en el Palacio Apostólico a un grupo de participantes en la asamblea plenaria de la Pontificia Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, que analizó el tema en los últimos días.

Al tocar uno de los temas más debatidos en la historia de la Iglesia católica y en los últimos años, el Papa identificó ciertas 'desviaciones' que han 'contaminado' la renovación de la liturgia tras el concilio.

Esa reunión de obispos de todo el mundo que duró de 1962 a 1965 marcó un cambio total de la misa católica permitiendo, entre otras cosas, su celebración en las lenguas originales de los diversos países y no en latín como se pronunciaba antes.

En su mensaje de este viernes, Benedicto XVI ponderó que una interpretación superficial del Concilio Vaticano II ha provocado que algunas ceremonias demuestren una 'comprensión reduccionista del misterio eclesiástico'.

El Papa también sostuvo que durante la misa el pan se convierte, sustancialmente, en el cuerpo de Cristo. Esta doctrina no es reconocida por grupos cristianos llamados 'protestantes' y ha marcado históricas divisiones en la Iglesia.

'La doctrina de la transubstanciación del pan y del vino, de la presencia real son verdad de fe evidente ya en las sagradas escrituras. Pan y vino se convierten en su cuerpo y sangre', insistió.

Agregó que 'en la eucaristía se vive la fundamental transformación de la violencia en amor, de la muerte en vida, ella arrastra después consigo otras transformaciones'.