La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, según sus siglas en inglés) informó hoy en la capital mexicana que la sustitución total de los billetes impresos por los electrónicos en 2008 representará un ahorro anual de 2.500 millones de dólares.

México, D.F..- El vicepresidente para Latinoamérica de la IATA, Patricio Sepúlveda, explicó a Efe que la nueva modalidad, que entrará en vigor a nivel mundial a partir de mayo del 2008, pretende ahorrar gastos a las compañías aéreas.

"A partir del 31 de mayo de 2008 ninguna aerolínea de la IATA, que representa a más de 240 aerolíneas que operan el 94 por ciento de los vuelos internacionales, recibirá billetes impresos, ahora será todo electrónico y ello representa ahorros anuales de 2.500 millones de dólares", aseguró Sepúlveda.

Gracias a esta medida, agregó, se dejarán de talar al año unos 50.000 árboles.

Sepúlveda aseguró que las compañías aéreas que no pertenecen a esta asociación son principalmente las de bajo coste, pero "no tendrán problemas", ya que cuentan con sistemas libres de papel donde los viajeros se registran en ordenadores y presentan sólo un documento de identidad para facturar.

Por otra parte, Sepúlveda aseguró que el sector aéreo a nivel mundial reportará para el cierre del presente año utilidades por 4.000 millones de dólares.

Aunque la cifra es mejor que en los años anteriores, "el sector aéreo sigue apretado", advirtió.

Desde los ataques terroristas de septiembre de 2001 en EU, recordó, la aviación a nivel mundial ha tenido altibajos pero en los últimos tres años "está mejorando el tráfico de pasajeros".

En el caso del comportamiento de la industria aérea en América Latina, indicó que ha crecido de manera significativa, a un ritmo superior del 5%, y aseguró que se trata de un mercado fuerte después de Asia, gracias al incremento del tráfico de pasajeros en países como México, Argentina, Colombia, Brasil y Chile.

En su opinión sobre la próxima venta de Aeroméxico, una de las principales aerolíneas mexicanas, confió en que este proceso "se realice de la mejor manera".

"Estamos confiados que la venta de Aeroméxico será lo mejor para que esa compañía siga creciendo y se mantenga en los mejores niveles a nivel internacional", concluyó.

En 2005, el gobierno puso en venta a las principales aerolíneas del país, Mexicana de Aviación y Aeroméxico, que estaban controladas por el consorcio Cintra, con la perspectiva de obtener ingresos hasta por 3.300 millones de pesos (300 millones de dólares).

A finales de 2005 el gobierno vendió Mexicana de Aviación al Grupo Posadas por 165,5 millones de dólares.

Ahora, Aeroméxico se venderá a través del mercado de Valores mediante una oferta pública.

La semana pasada los empresarios mexicanos Alberto y Moisés Saba, padre e hijo, lanzaron una oferta compra por Aeroméxico de 99 millones de dólares.