Notimex
El gobierno de Irak aseguró hoy que estará preparado para una reducción de las tropas de Estados Unidos el próximo año, al confiar en que el necesitará menos soldados extranjeros para operaciones de combate en un "futuro cercano"
Irak.- El consejero iraquí de Seguridad Nacional, Mowaffaq al-Rubaie, calificó este martes como positivas las recomendaciones presentadas la víspera por el comandante de las fuerzas estadunidenses en Irak, general David Petraeus, al Congreso de su país.

Al presentar el esperado reporte sobre el progreso militar estadunidense en Irak, Petraeus afirmó que la violencia en ese país, incluida la relacionada con la tensión religiosa, había declinado desde que se enviaron tropas adicionales.

El comandante, que compareció ante un panel del Congreso junto con el embajador estadunidense en Bagdad, Ryan Crocker, recomendó por ello que los 30 mil soldados adicionales podrían salir de Irak para mediados del próximo año.

Al-Rubaie celebró en rueda de prensa en Bagdad los comentarios del funcionario militar estadunidense y anticipó 'en un plazo cercano, una relajación de los requerimientos de las fuerzas multinacionales en operaciones directas de combate'.

Sin embargo, advirtió sobre los posibles riesgos de un retiro precipitado de las fuerzas estadunidenses, por lo que indicó que 'necesitaremos del apoyo de las fuerzas de la coalición por algún tiempo', según reportes de prensa conocidos en esta capital.

El consejero iraquí de Seguridad Nacional confió empero en que todas las fuerzas de seguridad de su país habrían sido entrenadas y equipadas para junio del próximo año.

Este martes Petraeus y Crocker responderán a cuestionamientos del panel del Congreso y está previsto que el reporte entregado será difundido el miércoles, 24 horas antes del mensaje que dirigirá el presidente estadunidense George W. Bush a la nación.

En la actualidad se encuentran en Irak una cifra récord de 168 mil soldados estadunidenses, después de los 30 mil que arribaron a esa nación musulmana entre febrero y junio pasados para apoyar los esfuerzos contra la violencia religiosa.

Si el Congreso estadunidense acepta la recomendación de Petraeus, una reducción del número de efectivos en Irak podría decidirse en marzo próximo, según analistas.