Notimex
Santiago.- La actriz mexicana Lucía Méndez dijo que las telenovelas son como "doctores del alma" y apuntó que la gente siempre la recuerda por su rol en "Colorina", del chileno Arturo Moya Grau, informó hoy la edición digital de "El Mercurio".
En declaraciones al periódico, Méndez señaló que "la gente no se siente sola con la telenovela, por eso son fenómenos sociales en el mundo entero.

"Es una hora diaria en que estás entretenida mirando otros problemas y otras emociones, que también te llevan a estados de ánimo positivos. Las telenovelas son como doctores del alma", acotó la actriz mexicana.

Méndez, quien estuvo alejada de la cadena mexicana Televisa por 17 años, integró elencos de clásicos como "Colorina", "Corazón de piedra" y "El extraño retorno de Diana Salazar".

Actualmente está concentrada en "Amor sin maquillaje", producción con la que se celebrarán los 50 años de las teleseries en México y donde interpretará a la maquilladora "Lupita".

"Es un papel extraordinario, de una mujer que sufre cáncer en un seno y quien, pese a sus muchas cualidades, tiene un gran problema y es que no perdona al marido que la dejó. Es un tema muy interesante", comentó.

Explicó que "mi papel es ayudar dando información. Vuelvo a romper esquemas con esta mujer que tiene cáncer, le quitan el seno, se queda sin cabello. No será grotesco, porque es un melodrama ligero, pero sí va a tener un mensaje muy grande de perdón".

Manifestó sentirse orgullosa de sus papeles, porque "todos han tenido algún atractivo. `Colorina' era prostituta y 'Diana' tenía poderes; `Mariaelena' enfrentaba el dolor de ser sólo `la amante'.

"En `Amor de nadie' me casaba con un hombre con Sida y fue un escándalo". "Siempre me ha tocado interpretar a mujeres que luchan por salir adelante. Ese también es un mensaje a la sociedad", dijo Méndez.

La actriz señaló que en México la recuerdan por "Colorina", la historia de Moya Grau, en la que una vedette huye para proteger a su hijo.

Puntualizó que aquella es "una de mis telenovelas más memorables y marcó mi vida enormemente. Moya Grau fue y sigue siendo muy grande, porque `Colorina' está presente e incluso sus escenas serán recordadas en `Amor sin maquillaje'".