José Manuel Artega / El Universal
Ciudad de México.- Los cambios alcanzados en el Impuesto Empresarial de Tasa Unica (IETU) neutralizan el impacto en el costo laboral de la reforma hacendaria, aseguró el subsecretario de Hacienda Alejandro Werner.
"Hubo cambios importantes para mejorar la neutralidad del impuesto con respecto a la generación de empleos, ya que se permite el acreditamiento completo de los impuestos retenidos sobre la nómina y las prestaciones sociales de carácter obligatorio".


Esta madrugada, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen del la Ley del Impuesto Empresarial de Tasa única, el cual a arrancará con una tasa de 16.5% en el 2008, subirá a 17% en 2009 y llegará a 17.5% en 2010.


La estimación es que en el primer año generará ingresos adicionales por 100 mil millones de pesos.

En entrevista radiofónica con Carmen Aristegui, Werner aseguró que la aprobación del Impuesto a los Depósitos en Efectivo, será un elemento de control para las autoridades fiscales.


Ayer, la Comisión de Hacienda aprobó este nuevo gravamen que comenzará a instrumentarse a principios del junio y el cual consiste en gravar con una tasa de 2% todos los depósitos bancarios en efectivo de cuentahabientes que en un mes superen los 25 mil pesos.


El subsecretario, añadió que las modificaciones realizadas al régimen fiscal de Pemex permitirán reforzar el sector energético de México.

Werner aseguró que si bien el impacto en el crecimiento de la economía con la reforma hacendaria será de 0.2% del PIB, en los siguientes años podría incrementarse por la detonación de la inversión.