Madrid, España.- Después de superar una "crisis personal muy desagradable", el cantante colombiano Juanes regresa con más fuerza que nunca con su cuarto disco en solitario, "La vida... es un ratico", en el que habla "sobre la necesidad de afrontar miedos y ser más realistas".
El título "La vida... es un ratico" -explicó el cantante a Efe- salió de una conversación entre Juanes y su madre, quien, cuando éste se encontraba en un momento de "crisis personal", le aconsejó que no dejara que nada le entristeciera "porque la vida es un ratico y al final, cuando menos te lo esperas, todo se soluciona".

"Es una frase muy sencilla pero que se ha cumplido", siguió Juanes, quien, a pesar de haberlo pasado mal durante el proceso de separación de su esposa, la modelo y actriz Karen Martínez, asegura que "en la vida es necesario perderse para encontrarse", y que, ahora, está "mucho mejor y más tranquilo".

Tratándose de Juanes, en las catorce canciones de su nuevo álbum no podían faltar las referencias "al amor y al desamor, sentimientos que he vivido, y la temática social"; incluso ha incluido en la portada la imagen de una paloma "que simboliza la paz y que el ratico de vida es un viaje, un vuelo".

"El mundo, desafortunadamente, está muy mal, me avergüenza, aunque la culpa también es de los ciudadanos porque no nos involucramos y dejamos todo en manos de los políticos", se lamenta el autor de temas como "A Dios le pido" y "Volverte a ver".

Una de las canciones, "Minas Piedras", denuncia "la minas antipersona de Colombia" -una obsesión en sus textos- y en ella colabora el cantante argentino Andrés Calamaro, experiencia de la que asegura que es "lo más grande" que le ha pasado artísticamente.

Después de haber vendido millones de discos y de ganar doce premios Grammy latinos con sus tres álbumes en solitario -"Fíjate bien" (2000), "Un día normal" (2002) y "Mi sangre" (2004)-, Juanes es consciente de que se ha impuesto un listón alto de superar, aunque no tiene "ningún miedo" porque cada disco "es un compromiso artístico" con él mismo, sin miedo a que luego "pueda gustar o no".

Sin embargo, este nuevo trabajo sigue "sonando a Juanes", en el que el artista es fiel a su estilo ecléctico y apasionado por la fusión de "sonidos folclóricos colombianos con rock", aunque en esta ocasión hay una fuerte influencia de "sonidos de los 70" y sobre todo de "Led Zeppelin y Pink Floyd".

Juanes comenzó a componer los temas de su nuevo álbum durante la gira de su anterior trabajo, "Mi sangre", aunque la mayor parte de las canciones las terminó y grabó "durante un año sabático" en el que estuvo viviendo es su casa de Medellín, donde pudo descansar de "seis años de trabajo intensivo".

El cantante asegura que gracias a esa tranquilidad este disco "es muy personal y mucho más claro", en el sentido de que "los elementos musicales están muy definidos, hay mucha guitarra, percusión; es muy poco electrónico y mucho más orgánico".

A dos semanas de la publicación del disco, el primer adelanto del álbum es el sencillo "Me enamoras", una canción en la que habla de sí mismo y de lo que le enamora: la vida, su país y sus dos hijas.

Hasta mediados del próximo año Juanes no iniciará su gira por Europa, aunque su gira internacional comenzará en febrero en Estados Unidos, en donde ahora mismo quizá sea uno de los cantantes latinos más reconocidos.

"Para mí es un orgullo triunfar en Estados Unidos cantando en español", y asegura que de momento entre sus planes no está cantar en inglés, ya que su música no es otra cosa que él mismo "pensando en español". "De momento seguiré cantando en español, pero tocando la guitarra en inglés", concluyó el cantante.