Foto: Archivo
El Universal
Les enseñan primeros auxilios, ubicación en el desierto, prácticas de rapel y salvamento en agua para ayudar a mexicanos que intentan cruzar la frontera
Un grupo de 22 elementos del grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) son entrenados por agentes norteamericanos para el rescate y asistencia de los migrantes que cruzan hacia Estados Unidos. Primeros auxilios, ubicación en el desierto a través del sistema GPS, prácticas de rapel y salvamento en agua, forman parte del curso que se imparte a los agentes mexicanos.

La capacitación que inició la semana pasada concluirá este viernes luego de que los expertos del grupo de rescate Borstar han desarrollado un programa por jornadas de doce horas de sesión, para reforzar la labor de los "betas".

Un primer grupo recibió esta misma instrucción en octubre pasado, por lo que para 2009 serán 45 los agentes que han recibido la capacitación en la academia binacional "Búsqueda y rescate de personas".

México y Estados Unidos, del 2004 a la fecha, han entrenado a un total de ocho células de "betas".

José Canedo, director de Protección de Migrantes del INM, destacó la importancia de esta capacitación que reciben sus elementos -entre ellos tres mujeres y 18 coordinadores de región- ya que la decisiones para salvar una vida se toman en cuestión de minutos.

En tanto que Jessie Muñoz, supervisor del Borstar de Arizona, también indicó que se requiere el entrenamiento para poder asistir a los migrantes que cruzan el desierto o que pretenden llegar a Estados Unidos a través del Rió Bravo, pues en su experiencia y la de su equipo "hay días que ven morir de tres a cuatro migrantes, aunque haya semanas en que no ven a ninguno" pero su misión es estar capacitados para cualquier contingencia.