Washington, EU.- Tres jefes policiales mexicanos solicitaron asilo político en Estados Unidos por la escalada de la violencia en la guerra entre narcotráfico y el Gobierno mexicano, la cual redunda en la frontera hacia Estados Unidos, dijo un alto funcionario estadounidense a The Associated Press.
En los últimos meses han llegado policías mexicanos a la frontera de Estados Unidos ya que temen por sus vidas, según Jayson Ahern, subcomisionado de Aduanas y Protección Fronteriza que pertenece al Departamento de Seguridad Interna.

"En principio, son abandonados por sus funcionarios policiales o sus departamentos policiales en muchos casos'', dijo Ahern a AP.

El funcionario indicó que los tres policías mexicanos -que no identificó- son entrevistados y sus casos son revisados para determinar el posible asilo.

En un ejemplo reciente de la violencia en México, el jefe en funciones de la policía federal y responsable de las operaciones contra el narcotráfico Edgar Millán fue asesinado la semana pasada por órdenes del Cartel de Sinaloa, una de las mayores bandas de las drogas en el país, según autoridades. La violencia relacionada con las drogas dejó al menos 2.500 muertos el año pasado en México.

"Es casi como un combate militar'', dijo Ahern el martes. "Creo que en general los estadounidenses no tienen idea del nivel de la violencia que existe en la frontera''.

Mientras las organizaciones del narco luchan por el control de territorios, la violencia se extiende hacia Estados Unidos, señaló.

Ahern, desde personas acribilladas a tiros que llegan a los tumbos a suelo estadounidense hasta cargamentos de municiones que pasan por la frontera.

Varias partes de la frontera estadounidense son vigiladas con vehículos con el parabrisas protegido con malla metálica debido a las agresiones a los agentes con disparos o rocas. En ocasiones, los agentes son atacados por francotiradores para permitir el ingreso ilegal de personas a territorio estadounidense.