Universal
Barcelona.- Periodistas de Barcelona niegan que el mexicano tenga poses de `vedette' y aseguran que todo es parte de la `guerra' que siempre ha existido con medios madrileños.
Giovani dos Santos no es una diva. No está a la venta y no va a ningún lado.

Todo en pro de la sana competencia. El Derbi Barcelona-Madrid también se juega en las redacciones ibéricas.

"Eso pasa siempre, porque los medios de Barcelona son cariñosos con los jugadores del Barcelona", comentó Fernando Polo, reportero del equipo culé en el diario El Mundo Deportivo de la ciudad condal. "En cambio, los medios de Madrid son muy críticos con los jugadores de Barcelona, y con los entrenadores, los presidentes y las directivas".

La rivalidad está marcada, y el delantero mexicano se ha quedado encerrado entre los dos bandos, siendo víctima de unos y protegido por los otros, provocando rumores a su paso.

"La típica rivalidad de unos que quieren barrer para la casa, como los de Barcelona, y los rivales que intentan crear inestabilidad", comentó Ignacio Sagnier, del diario Sport. "Es un sistema de vida aquí en España".

La realidad en Barcelona, al menos para los reporteros que conviven a diario con el internacional mexicano es la de un muchacho sencillo y amable.

"Aquí no ha dado ningún problema nunca Giovani. Nunca ha dado ningún problema, siempre se porta bien", explicó Polo. "Es un chaval y bastante buen jugador y que colabora con la prensa bien, no hay ningún problema con él".

Los rumores del supuesto `vedettismo' de Dos Santos, viene de un prejuicio creado por los diarios de la capital española tras observar las imágenes de Giovani a su llegada a la concentración de la Selección Mexicana.

"Aquí llegaron algunas imágenes de que llegaba en plan de estrella al aeropuerto, rodeado de guardaespaldas, con gafas de sol. Un poco dando una imagen de tío que va de estrella", explicó Polo, quien dice tener gran relación con el nativo de Monterrey. "Pero bueno, hoy en día, casi todos los futbolistas van así, sabes. Cualquier jugador de cualquier equipo mediano, tú lo ves en el aeropuerto y lleva tatuajes, cadenas, anillos, pulseras, pendientes, peinados raros. Giovani no hace más que cumplir el estereotipo del jugador de futbol.

"Pero también sin pasarse, porque tampoco va tatuado, tampoco lleva pendientes, ni con ropa muy estrafalaria, ese día llevaba unas gafas de sol", agregó el periodista catalán.

De la posible salida de Giovani del club blaugrana, Sagnier se limitó a decir "imposible", mientras que Polo dejó abierta la posibilidad, por el simple hecho de pelear la titularidad con el "indiscutible" Lionel Messi.

"Yo lo veo como un buen jugador, pero creo que él debe tener paciencia", dijo Polo. "Él estará dentro de un año en un momento muy importante para su vida, porque él va a decidir si quiere ser suplente en el Barça o titular en otro equipo".

El único pecado que cometió Gío es jugar en el Barça.