NOTIMEX
México, D.F. .- Compromisos contraídos con anterioridad en el extranjero impidieron a José Borges Contreras, colaborador de Leonel Cota, ex presidente nacional del PRD, aceptar la petición de Guadalupe Acosta, líder sustituto, de permanecer en la Secretaría de Finanzas hasta pasada la crisis del sol azteca.
Esa cartera a cargo de gente más cercana al presidente nacional en turno, que se encarga de administrar los recursos financieros del partido, manejar cuentas bancarias y recibir las prerrogativas que mes con mes el IFE le entrega al PRD, se encuentra a la deriva.

Hasta el momento la dirigencia sustituta, facultada para nombrar un encargado, no ha definido al sustituto del sudcaliforniano, pues existe la dificultad de que por la situación en el partido quien sea designado dure sólo entre unas horas hasta varios días o semanas.

Ello debido a que están por resolverse los recursos de inconformidad presentados por integrantes de Izquierda Unida (IU) ante la Comisión Nacional de Garantías del PRD en los que impugnan la legalidad de la realización del Consejo Nacional y el nombramiento de la dirigencia sustituta.

Además en unos días el Instituto Federal Electoral (IFE) resolverá sobre la validez del cambio de dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Aunado a ello están las propuestas que han empezado a tejerse entre distintos grupos, dirigentes y candidatos al CEN para darle salida a la crisis, entre las que están la anulación de la elección, la renuncia de los aspirantes a la dirigencia nacional, un presidente de transición y la realización de un congreso extraordinario.

De acuerdo con informes internos del PRD, la firma de Borges Contreras está plasmada en las cuentas concentradoras donde se depositan las prerrogativas, que ascienden mensualmente a entre 35 y 36 millones de pesos.

Las cuentas para la distribución de los recursos obtenidos por prerrogativas y cuotas de militantes y simpatizantes están mancomunadas, por lo que la responsabilidad de su manejo la compartía Borges con otras dos personas de esa cartera.

Los cheques para el pago de la nómina y de los servicios tienen que estar firmados forzosamente por al menos dos de ellos, por lo que de seguir en sus cargos quienes tenían registrada su firma el partido mantendrá su marcha normal en el gasto corriente.

El Estatuto del PRD estipula que el ejercicio de los recursos del partido se hace mediante el secretario de Finanzas, por lo que ni el presidente nacional ni el secretario general del partido tienen facultades para manejar recursos, chequeras ni nada por el estilo.

En lo que corresponde a la entrega de prerrogativas del IFE, el único facultado por el Estatuto y el propio Comité Ejecutivo Nacional (CEN) es el secretario de Finanzas, cargo que se encuentra vacante.

Borges Contreras dejó la Secretaría de Finanzas la semana pasada tras haber recibido las prerrogativas de mayo y autorizado los pagos de esta quincena para nómina, proveedores y pasivos de la campaña de 2006, entre otros rubros.