La Jornada
Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm), Jesús Vizcarra, que afilia a mil 600 alcaldes priístas del país, presentó un diagnóstico similar y exigió también al gobierno federal reconocer la emergencia y ayudar a los ayuntamientos. Durante una reunión de esa federación, realizada en esta capital, se dieron datos de más de cien alcaldías ya en virtual quiebra financiera.
México, D.F..- El recorte al presupuesto ordenado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como la disminución de asignaciones y de ingresos tiene al borde de la quiebra a 70 por ciento de los 2 mil 439 ayuntamientos del país, denunciaron asociaciones de presidentes municipales del PAN y del PRI. Exigieron al gobierno panista de Felipe Calderón actuar de inmediato y proporcionar los recursos necesarios.

En menos de un mes las alcaldías de México no tendrán dinero para pagar salarios, patrullar calles, recoger basura ni dar ningún servicio y "si no hay una pronta solución entraremos en un estado de ingobernabilidad", advirtió Cuauhtémoc Calderón Galván, presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes de Acción Nacional (Anac).

El blanquiazul sostuvo que los municipios no tienen por qué pagar "todos los platos rotos de la crisis", pero la realidad es que siete de cada 10 están en virtual bancarrota

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm), Jesús Vizcarra, que afilia a mil 600 alcaldes priístas del país, presentó un diagnóstico similar y exigió también al gobierno federal reconocer la emergencia y ayudar a los ayuntamientos. Durante una reunión de esa federación, realizada en esta capital, se dieron datos de más de cien alcaldías ya en virtual quiebra financiera.

Vizcarra detalló que los gobiernos municipales enfrentan una caída superior superior al 20 por ciento del Fondo General de Participaciones, además de los recortes presupuestales y una disminución en la recaudación fiscal local, situación que podría empeorar en el último cuatrimestre del año, por lo que la mayoría no tendrá para pagar la nómina de su personal, lo que representa hasta 70 por ciento de los presupuestos locales, ni para proporcionar los servicios a la comunidad.

En el contexto del Programa de Formación Continua para Alcaldes electos realizado en el Centro Fox, Cuauhtémoc Calderón detalló que los municipios que están en quiebra "son los menores a 20 mil habitantes y aquellos donde las participaciones cubren los salarios y los gastos".

El también presidente municipal de Zacatecas detalló que sólo el municipio de Momax tiene un presupuesto anual de 10 millones de pesos y por el recorte "lleva dos quincenas que no paga sueldos", ni la luz de los pozos del agua potable.

Explicó que del recorte presupuestal de 85 mil millones de pesos ordenado por la Secretaría de Hacienda, 30 mil millones correspondieron a los municipios. "Estamos realmente pagando el 40 por ciento de lo que es esta crisis financiera y de manera proporcional sólo recibimos 7 por ciento del presupuesto total", recriminó Calderón Galván.

Insistió: "De no haber una solución pronta, entraremos en un estado de ingobernabilidad, en una situación donde los alcaldes desesperados no puedan cumplir con sus compromisos".

El representante de los cerca de 500 alcaldes panistas de México adelantó que solicitarán que la Federación no sacrifique las arcas locales porque "estamos enterados de dónde está el dinero, de dónde podemos fondear esta caída de participaciones".

Los recursos pueden salir, abundó, del Fondo de Estabilización de las Entidades Federativas, del seguro de garantía del fondo petrolero y del subejercicio de las secretarías de Estado, que en algunos casos es hasta de 90 por ciento. Ahí está el el dinero para rescatar a los cabildos, afirmó.

"Estamos confiados en la sensibilidad del presidente Calderón para que haya una respuesta clara y pronta", confió no sin antes exigir que la Federación y los estados incluyan a los municipios en los acuerdos políticos y financieros.

Igualmente, el dirigente de la Fenamm, Jesús Vizcarra, pidió que se recurra al Fondo Nacional de Estabilización, que se ha construido con recursos de todos los mexicanos, y tiene por objetivo, precisamente, ser utilizado en situaciones de crisis como la actual.

"Nos oponemos a la visión que antepone la salud de las cifras macroeconómicas a la salud de la gente que habita en nuestras ciudades", recalcó. Acompañado por los presidentes municipales de Chilpancingo, Héctor Astudillo y de Puebla, Blanca Alcalá, entre otros, dijo que han puesto en práctica medidas de austeridad, como evitar compras innecesarias e incluso reducir sus salarios, pero lo anterior no es suficiente.

En algunas entidades se han tomado ya algunas medidas. En Cuernavaca, el secretario de gobierno, Jorge Morales Barud, demandó al Congreso Local liberar los 40 millones de pesos del Fondo de Aportaciones Estatales para el Desarrollo Económico (Faede), con el propósito de que los 33 alcaldes morelenses liquiden los pendientes de la cuenta pública, los pasivos de obras públicas y proveedores.

No obstante, el representante de los 33 alcaldes, el perredista Efrén Villamil Demesa, afirmó que los 40 millones no van a ser suficientes para que liquiden sus deudas, pues todas las administraciones tienen problemas para pagar sus nóminas, y para ese rubro no se permitirá el uso de Faede.

En Querétaro, el gobierno estatal determinó destinar 163.5 millones de pesos como recursos extraordinarios a 17 de los 18 municipios de la entidad para que puedan solventar el gasto operativo hasta el 30 de septiembre próximo y concluir obras programadas, no así para el pago de liquidaciones de personal.

El alcalde panista de Mérida, César Bojórquez Zapata, informó que durante lo que resta de 2009 y por lo menos el primer semestre de 2010, no habrá ejecución de obras públicas importantes, "de relumbrón", a causa del recorte al presupuesto.

En contraste, a sólo tres días de terminar su gestión, el cabildo de Ecatepec aprobó otorgar una gratificación salarial al alcalde, regidores, síndicos y funcionarios de primer nivel como directores y subdirectores, pero sólo a los que "sean determinados por el presidente municipal", José Luis Gutiérrez Cureño.

Y el gobernador de Guanajuato, el panista Juan Manuel Oliva Ramírez, solicitó al Congreso la autorización para contraer deuda por 2 mil 500 millones de pesos.

Este viernes, el pleno del Poder Legislativo radicó a la Comisión de Hacienda la petición del Ejecutivo para contratar un crédito con la banca comercial. El año pasado los diputados autorizaron que Oliva Ramírez contrajera una deuda de 5 mil millones de pesos que se destinaría para obra pública, principalmente para autopistas y parques industriales.