La Coalición Fronteriza de Texas también pidió apoyo de cinco mil nuevos oficiales en los próximos cuatro años para combatir el tráfico de drogas y de personas
Los accesos fronterizos rurales necesitan inversiones enormes para infraestructura, tecnología y personal de modo que puedan evitar convertirse en la ruta de los traficantes de personas y drogas, según el reporte de un grupo de activistas fronterizos.

La Coalición Fronteriza de Texas, un grupo que representa a alcaldes de ciudades fronterizas, jueces de condados y comisiones de desarrollo económico pidió seis mil millones de dólares para mejorar los accesos fronterizos y aduanas, además del apoyo de cinco mil nuevos oficiales aduaneros en los próximos cuatro años.

El grupo indicó que el dinero se necesita para cambiar el desequilibrio entre la seguridad en los accesos y la seguridad de los puntos intermedios.

''Definitivamente debemos cambiar nuestra forma de pensar'', dijo Mónica Weisberg Stewart, presidenta de la Comisión de Seguridad Fronteriza e Inmigración en la coalición. Además del refuerzo para los accesos, los fondos y el personal adicionales ayudarán también a facilitar el comercio y los viajes legales, agregó Weisberg Stewart, una empresaria de McAllen.

De 1993 a las cifras que se calculan para el 2010, el presupuesto de la Patrulla Fronteriza habría pasado de 400 millones de dólares a tres mil 500 millones, mientras que el presupuesto para los inspectores de aduanas aumentaría de mil 600 millones a unos dos mil 700 millones, según el reporte.

La comparación entre la situación de la seguridad en los diferentes accesos es difícil. Las únicas cifras duras disponibles son acerca de las detenciones a inmigrantes indocumentados, por lo que todo lo demás es incierto. Pero la coalición argumenta que la discrepancia entre los presupuestos hace que los accesos sean más atractivos para el contrabando.