Washington.- Alemania y Estados Unidos cooperarán estrechamente para rescatar a la golpeada automotriz norteamericana General Motors (GM) y a su filial europea Opel, según declaró hoy el ministro de Economía alemán Karl-Theodor Guttenberg después de una reunión de 40 minutos con el secretario del Tesoro Timothy Geithner.
Ambas partes están decididas a procurar que ningún recurso estatal fluya a otros países, aseguró Guttenberg tras el encuentro con Geithner en Washington. El ministro alemán se refirió previamente a los primeros avances en conversaciones con GM. Tras semanas de incertidumbre GM prometió por primera vez de manera "creíble" una cooperación con el gobierno alemán, indicó.

De todas formas, el camino hacia un posible rescate de Opel parece ser aún largo. Por un lado, Berlín considera que aún no están del todo claros asuntos centrales del concepto de saneamiento de Opel, y por otro GM debe presentar primero su concepto al gobierno del presidente estadounidense Barack Obama, probablemente antes de fin de mes.

Según consideraron Guttenberg y Geithner, GM cumplirá con el plazo y no solicitará más tiempo. En tanto, el jefe de GM, Rick Wagoner, espera poder evitar una bancarrota.

Los estadounidenses quieren ver pronto un "concepto viable" para GM, aseguró Guttenberg, quien añadió que antes no ofrecerán el dinero de los contribuyentes.

Ambas partes quieren profundizar las conversaciones más adelante en un grupo de trabajo al más alto nivel. Washington y Berlín tienen interés común en una solución, añadió el ministro alemán. Guttenberg habló de una conversación constructiva y amistosa con Geithner.

Asimismo, Alemania le dejó en claro a la cúpula de la automotriz que el gobierno germano no prevé una participación estatal directa. En todo caso busca un inversor privado o un socio de la industria, aseguró el ministro.

En tanto, el asesor jefe de la "Task Force Auto" creada por el presidente Barack Obama para salvar la industria automotriz, Steven Rattner, dijo hoy en entrevistas con el diario "The Wall Street Journal" y otros medios que hay que evitar un concurso de acreedores de las empresas del ramo.

El gobierno estadounidense está buscando acuerdos con Chrysler y GM, dos empresas del sector especialmente amenazadas, dijo Rattner, que consideró posible ayudas financieras estatales adicionales si las empresas logran presentar, según lo acordado, un plan convincente para su saneamiento antes del 31 de marzo.

Las ayudas financieras exigidas por GM y Chrysler, junto a los créditos ya concedidos suman en conjunto 39.000 millones de dólares.

A cambio, GM quiere suprimir una quinta parte de sus puestos de trabajo en todo el mundo y posiblemente cerrar fábricas en Europa.