Universal
México.- Manuel Espino, Presidente del Partido Acción Nacional, señala que algunos panistas usan su cargo público para influir en decisiones de ese instituto político. Al descartar su reelección al frente de AN, revela que no teme una `cacería de brujas' en su contra, aunque dice que recibió mensajes en ese sentido, e indica: "yo sí tengo mi conciencia tranquila"
Por el clima político enrarecido que existe en el PAN, Manuel Espino decidió no participar en el proceso de sucesión.

En entrevista con EL UNIVERSAL, dio a conocer que algunos panistas están reinstalando las viejas prácticas del PRI "donde desde el gobierno se tripulaba al partido".

"Hay personas que están afiliadas al partido, que desempeñan un cargo en la función pública, en el gobierno federal, y que no dudo que esas personas hagan bien su trabajo como servidores públicos. En donde ha habido un exceso, una actitud contraria a las tesis del partido, es que esas mismas personas, que son funcionarios de gobierno, han usado el cargo público, el peso de la oficina de gobierno, para inclinar voluntades en decisiones del partido y eso ha contaminado el ambiente. Eso contribuye a reinstalar las viejas prácticas del PRI donde desde el gobierno se tripulaba al partido y yo apuesto por la autonomía del partido frente a cualquier expresión de gobierno, aun aquellas que son emanadas de nuestras filas", expresó el panista.

De Juan Camilo Mouriño -jefe de la Oficina de la Presidencia- y Jorge Manzanera -operador político de Germán Martínez, aspirante a la dirección del PAN- dijo: "No quisiera dar una opinión en este momento porque como no es muy favorable, prefiero dejarla para otra ocasión".

Descartó que al término de su gestión haya una cacería de brujas en su contra, pero reveló que recibió algunos mensajes (no quiso decir de quién) para darle a conocer que tenían un expediente de él y que ya sabían lo que había hecho en octubre y noviembre del año pasado. "Yo sí tengo mi conciencia tranquila", expresó.

Comentó que la última vez que dialogó de manera extensa con el presidente Felipe Calderón fue hace 11 días y que ahí le expresó los motivos por los cuales podría o no buscar la dirigencia nacional del PAN.

Espino descartó que la elección para dirigente vaya a ser una simulación, pero le recomendó al próximo presidente del partido que "ojalá y honre la historia de Acción Nacional y haga valer al partido como un interlocutor ante el gobierno, que la opinión del partido en asuntos de gobierno, la última palabra la tenga el gobierno y en caso del partido, quien tenga la última palabra sean los militantes".

Las circunstancias

Tranquilo de haber hecho público desde ayer que ya no participaría en la contienda interna del PAN, afirmó que el 8 de diciembre le dará posesión al nuevo dirigente nacional.

-Habla de circunstancias en el interior del PAN.

-Lo que he hecho es una analogía para explicar que no suene tan rudo o acusatorio, pero el clima político del PAN, donde se respira un ambiente democrático, ha padecido variaciones, de tal manera que en la práctica política del partido ha alterado esa atmósfera, por eso digo que estamos viviendo una especie de cambio climático en el partido, donde hay actitudes equivocadas, quizá irresponsables, no de mala intención, pero que finalmente han contribuido a cambiar ese clima histórico, congruente del partido. Hay un enrarecimiento de la atmósfera, una especie de sobrecalentamiento institucional.

Parte de esa modificación es que ahora hay muchos que, buscando un espacio o realizar un proyecto personal de corto plazo, dejan de ver el futuro, expuso.

Al hablar de lo que ha generado la mayor tensión entre las relaciones partido-gobierno, Espino Barrientos menciona la tesis que él ha sostenido: Sí queremos un partido muy cercano al gobierno, que lo apoye, pero también queremos un gobierno que haga su tarea respetando la vida interna del partido.

-¿Su mayor pecado fue no haber pertenecido al grupo político del presidente Felipe Calderón?

-Digo, habrá personas que lo digan así, yo simplemente creo que hubo quienes no comprendieron o no quisieron comprender que el principal papel del presidente del partido es cuidar la congruencia del PAN.

-¿No se corre el riesgo de una simulación del proceso interno del PAN?

-No, yo no veo simuladores, yo creo que si alguien tiene interés en participar, debe de hacerlo, no en las posibilidades de ganar o de perder. Aquí no debe de tomar uno la decisión de participar solamente si tengo alguna posibilidad, contando los votos, porque entonces sería la señal inequívoca de que se tomó la decisión de participar para ganar, buscando el objetivo de ser presidente del partido y la presidencia del partido no puede ser un objetivo en sí mismo.

-Sobre su artículo de opinión escrito en EL UNIVERSAL, varios de los aludidos dijeron que debía de dar nombres y que no contribuía a la unidad del partido.

-Yo les pediría a los aludidos que me lo digan a mí en la cara, no que me manden mensajes a través de la prensa, lo que sí es que yo estoy siendo parte de un debate, en el que yo defiendo la tesis de la necesidad de ser congruentes, porque sin duda que hay simuladores de la doctrina, simuladores de los valores del PAN, simuladores de las prácticas del PAN, hay quienes se envuelven en la bandera de la historia del partido y a nombre de la misma historia, traicionan esas mismas convicciones a cambio de un puesto, a cambio de una posición, de un sueldo, de un reconocimiento, de ser incorporados a un equipo y eso es verdaderamente ruin, eso es muy pobre y eso siempre lo voy a defender.

Yo no tengo 20 años en el PAN, tengo casi 30 años en el PAN, trabajando a favor de la democracia, de manera que no voy tan fácilmente a rendirme frente a aquellos que se dicen panistas, pero actúan como priístas, agregó.

-¿Y cómo va a votar Manuel Espino en el proceso interno?

-Espero que me den opciones, que haya que hacer un ejercicio de deliberación serio para saber por quién votar y llegado el momento voy a ejercer mi derecho a voto.