Washington, EU.- La red Al-Qaeda, responsable de los ataques del 11 de septiembre de 2001, está tratando de expandirse tomando el control de grupos extremistas islámicos regionales, siguiendo el estilo de las grandes corporaciones empresariales, dijo este domingo el diario Los Angeles Times.
Citando a funcionarios de inteligencia estadounidenses y a expertos antiterroristas que no identificó, el periódico dijo que estos movimientos reflejan un cambio en la estrategia del grupo terrorista, que busca ampliarse y renovar su capacidad para atacar blancos occidentales.

"Ciertamente vemos a Al-Qaida tratando de influenciar un movimiento más amplio y controlar a estos afiliados de una manera más directa", dijo un alto funcionario antiterrorista, citado por el periódico.

"La palabra que yo usaría es 'cooptar' (...) en oposición simplemente a asociarse con o alentar. Para mí esto significa selección del objetivo, tipos de ataques, metodología, financiamiento, todo lo que haría de pronto un afiliado de una subsidiaria".

Las afirmaciones del funcionario coinciden con otras formuladas por varios ex y actuales responsables del gobierno de Estados Unidos y de expertos independientes, dijo el diario.

Bruce Riedel, un alto funcionario de contraterrorismo de la CIA hasta el año pasado, dijo que la "central" de Al-Qaida ha reclutado a cientos o tal vez miles de combatientes, muchos de ellos con pasaporte europeo que no requieren de visa para viajar a Estados Unidos, de acuerdo al Times.

"Creo que lo que estamos viendo es la reconstitución de sus capacidades para atacar blancos en Europa Occidental y finalmente Norteamérica en una escala igual o mayor que el 11 de septiembre" de 2001, dijo Riedel, ahora integrante de la Brookings Institution, de acuerdo al periódico.

"Deberíamos estar totalmente alarmados por esto", agregó. "Ellos están creando franquicias y vendiendo franquicias, ofreciendo experticia, redes, dinero", agregó.

Instalados en el noroeste de Pakistán, los líderes de Al-Qaida han reconstruido una red de comandantes de campo, que habían sido considerablemente diezmados en sus bases de Afganistán tras los ataques de 2001, dijo el diario.

Estos nuevos agentes operativos están restableciendo conexiones con grupos similares que eran independientes, indicó el Times.