Andrea Merlos y Ricardo Gómez / El Universal
Cd. de México.- A más de un año de instalada la 60 Legislatura en la Cámara de Diputados, sus integrantes, tanto diputados como empleados, continúan con remodelaciones onerosas en sus oficinas, con cargo al erario.

Para 2007 se destinaron más de 30 millones de pesos en la reasignación de oficinas, que incluye una nueva decoración y utilización de materiales de construcción, que van desde domos hasta instalación de maderas, nuevos pisos y plafones.

Esa cantidad se sumó a los 12 millones de pesos -según un reporte publicado en la Unidad de Transparencia de la Cámara Baja- que se usaron entre septiembre y diciembre de 2006, cuando a los diputados electos les asignaron sus espacios.

Según acuerdos del Comité de Administración, para 2007, al PRD se le otorgaron 8 millones de pesos para remodelación, y al PRI 7 millones de pesos.

El PAN usó de sus subvenciones 15 millones de pesos para remodelar las 206 nuevas oficinas que tienen, como partido con la mayor representación de oposición en San Lázaro.

Las oficinas se reconstruyeron, pues éstas eran muy pequeñas, y las ampliaron con nuevos acabados, nuevos pisos, techos, paredes, artículos de decoración y demás.

Incluso, hubo cuidado en tener un estilo de decoración, que incluye paredes falsas de cristal, y salas de descanso para los legisladores.

Antes de dejar la Mesa Directiva de la Cámara Baja, el panista Jorge Zermeño remodeló sus oficinas por un total de 700 mil pesos.

Esos arreglos ni siquiera se alcanzaron a conocer, ya que a la entrada de la perredista Ruth Zavaleta a ese cargo, se mandaron hacer otras modificaciones, que incluyeron la instalación de duela y el cambio de algunas maderas que cubren las paredes de la oficina de la Mesa Directiva.

Este diario solicitó el costo de la remodelación ordenada por Zavaleta, mismo que se negó, por lo que quedó abierta la ventanilla de acceso a la información, que suele tardar más de un mes en responder.

El PRD en esta Legislatura ha impulsado la cultura de la austeridad, al menos en el discurso, pues en los hechos, nadie se ha reducido el sueldo.

Personal cercano a la Mesa Directiva, consultado por este diario, confirmaron que la perredista cambió no sólo el piso, sino acabados de madera que cubren paredes de su oficina.

Pero para los empleados también hay lujos con cargo al erario.

En las oficinas de Comunicación Social de la Cámara de Diputados que apenas tiene dos meses y medio de labores, por el cambio en la Mesa Directiva, en esta ocasión favoreció al PRD, ya se iniciaron las remodelaciones con la instalación de duela y resignación de oficinas, en las que se esperan algunos muebles nuevos.

En el primer año de esta Legislatura, la Mesa Directiva la presidió el PAN, y el cambio que se hizo fue a la oficina del entonces coordinador de Comunicación Social quien solicitó escritorio y mesa de sala de juntas nuevas, al igual que la duela.

Y es que a últimas fechas, el personal se queja de la alergia que ocasiona la alfombra, por lo que la tendencia en San Lázaro es el piso de madera, específicamente, duela laminada.

Por costumbre, cada que llegan nuevas administraciones, con ella se incorpora nuevo personal y otros gustos y personalidades, independientemente del partido que representen.

Además, el Comité de Administración de San Lázaro avaló la compra de 300 computadoras nuevas, que se sumarán a las 500 adquiridas a principios de este año.

También se aprobó una partida de un millón 800 mil pesos para la realización de encuestas con tres empresas reconocidas, sin especificar sobre qué temas y con qué objetivo.