Universal
Los de Coapa serían el primer club mexicano en eliminar a uno brasileño en su propio territorio, en un torneo avalado por Conmebol, si esta noche logran mantener la ventaja obtenida en la ida ante el Vasco da Gama
Es momento de escribir un nuevo capítulo en la historia del futbol mexicano, de exorcizar a uno de los pocos fantasmas que aún rodean a los equipos de nuestra Liga en los torneos organizados por la Confederación Sudamericana de Futbol.

Esta noche, el América no sólo buscará acceder a las semifinales de la Copa Sudamericana, intentará ser el primer equipo mexicano que regresa de Brasil con la clasificación a una nueva ronda en el bolsillo.

Porque los equipos de ese país son las auténticas Bestias Negras de los mexicanos en los certámenes de la Conmebol.

Hoy, en el estadio Sao Januario de Río de Janeiro, el Vasco da Gama y las Aguilas cerrarán la duodécima serie a eliminación directa entre clubes de ambos países. El saldo de las 11 anteriores es muy claro en favor de los sudamericanos: nueve éxitos y sólo dos fracasos (aunque ambos dentro de la Copa Sudamericana).

Eso explica la valentía que muestran los pupilos de Daniel Alberto Brailovsky, quienes llegan a este duelo de vuelta en los cuartos de final con una ventaja de 2-0.

"Se habla mucho del dominio de los brasileños, pero esperemos que ahora -que nos toca ir a jugar en su cancha- podamos poner en alto el nombre de México, y más el del América", expresa Oscar Rojas. "Tenemos que jugar igual que como lo hicimos en casa. Contamos con una ventaja, pero no es muy amplia, hay que hacer un buen partido y estar bien parados, y -cuando tengamos una oportunidad de gol- tratar de definirla".

Lo que puede representar el boleto a las semifinales.

Los americanistas saben que un gol en casa del Vasco obligaría a sus rivales a hacer cuatro, por lo que sería un error replegarse desde el silbatazo inicial.

"Del otro lado estará un gran equipo del futbol sudamericano, que se merece nuestro respeto", subraya el Ruso. "El Vasco tiene a buenos jugadores y no fue fácil para nosotros conquistar esa ventaja en casa".

"Tenemos que ser humildes y reconocer que el adversario tiene capacidad de remontar la desventaja", agrega.

Desventura que ya vivió un equipo mexicano: el Pachuca.

En la Recopa Sudamericana de este año, los Tuzos se impusieron al Internacional (2-1) en el partido de ida, pero fueron goleados en Porto Alegre (4-0).

La actual es la cuarta serie que el América protagoniza ante un club brasileño.

Las anteriores tres se dieron dentro de la Copa Libertadores y en todas los azulcrema perdieron el duelo celebrado en Brasil.

El Sao Caetano los derrotó en los cotejos de ida de las semifinales 2002 (2-0) y los octavos de final 2004 (2-1), mientras que el Santos se impuso en la vuelta de los cuartos de final de este año (2-1).

Del equipo que cayó ante el Peixe, sólo repetirán Oscar Rojas y Juan Carlos Mosqueda.

"Aunque tenemos una diferencia de dos goles, me parece que la forma de jugarle a los brasileños es atacarlos, como lo hicimos ante Pachuca", aconseja Federico Insúa, un hombre acostumbrado a brillar en este tipo de contiendas. "Hay que seguir haciendo lo que venimos realizando, porque siento que -de a poco- hemos mejorado".

Lo que esperan les permita hacer historia y acabar con el estigma de que cerrar en Brasil es sinónimo de eliminación.