El Universal
Con un uniforme similar al de su era más gloriosa, dos nuevos refuerzos y un gasto total de 13 mdd, las Aguilas buscarán volar en el Apertura 2009
Tenía el tamaño de un águila, su plumaje era amarillo incandescente y cada 500 años resurgía de sus propias cenizas. El ave Fénix siempre renacía... Y el América intenta emularlo.

Porque las Aguilas experimentan un revulsivo que huele a antaño, a los 80, a los títulos, a una época inolvidable para su numerosa afición.

El primer paso es el uniforme presentado ayer en San Francisco, California. El legendario triángulo volvió oficialmente al pecho azulcrema. Los puristas dirán que esta vez nace en los costados, prácticamente debajo de las axilas, y no en los hombros, pero la reminiscencia es la misma: aquel equipo que marcó la pauta en el futbol mexicano, durante casi toda una década.

Pero sólo es un ejemplo del renacer americanista, porque las grandes inversiones también están de vuelta, pero con hombres que parecen ser una apuesta segura de cara al próximo torneo.

Esta vez no fueron 20 millones de dólares, pero sí cerca de 13. Las llegadas de Aquivaldo Mosquera, Daniel Montenegro y Rosinei, redondean un plantel al que la directiva amarilla le exigirá, al menos, clasificar a los cuartos de final, lo que la institución no consigue desde el Clausura 2007, certamen en el que perdió la final ante el Pachuca.

El defensa central colombiano fue contratado por tres años, luego de pagarle al Sevilla 6 millones en billetes verdes.

Una cantidad similar pedía el Independiente por los derechos federativos del Rolfi, a quien las Aguilas le ofrecieron un vínculo por dos años, con la posibilidad de un tercero.

La negociación quedó en menos. De hecho, el club argentino tendrá libres 3.5 millones de dólares, aunque la operación es de aproximadamente 5, ya que el jugador se lleva 15% por concepto del traspaso, además de que los amarillos absorben una deuda del Rojo de Avellaneda con Montenegro, por concepto de salarios atrasados y primas económicas del jugador.

Jaime Ordiales, director deportivo de la institución, se encuentra en Argentina para cerrar la operación.

En el caso de Rosinei, su contrato con el América es a préstamo por un año, aunque con una opción por tres más, si se adquieren en definitiva sus derechos federativos.

Debido a que el dueño de éstos es el Real Murcia, de España, la cúpula americanista entabló negociaciones con la entidad europea. El Internacional de Porto Alegre, club en el que el volante militó durante el más reciente año, no estuvo inmiscuido en la negociación, ya que el pasado 30 de junio expiró su contrato.
Extraoficialmente se sabe que las Aguilas desembolsaron poco menos de un millón de dólares por un hombre que llegará a aportar desequilibrio en el mediocampo, tal como lo hizo su compatriota Antonio Carlos Santos en la década de los 80, esa que estuvo marcada por los éxitos y por aquel inolvidable triángulo que ayer resurgió varios años después, tal como solía hacerlo el ave Fénix.