El Universal
En el marco de la Cumbre de los Líderes de América del Norte elementos de diversas corporaciones ampliaron el perímetro de seguridad a cuatro cuadras del hospicio Cabañas
Las inmediaciones del Instituto Cultural Cabañas han sido cercadas con un dispositivo de seguridad en el que participa el Ejército, las fuerzas federales de apoyo de la Policía Federal, guardias presidenciales y policía estatal.

A sólo unas horas de que comiencen las reuniones bilaterales entre el presidente Felipe Calderón, su homólogo de Estados Unidios Barack Obama y el primer ministro canadiense Stephen Harper.

Este domingo a diferencia de los días previos al inicio de la Cumbre de los Líderes de América del Norte se amplió el perímetro de seguridad en las inmediaciones de la sede, se cerró la circulación de avenidas principales como Hidalgo y Juárez, y aunque se permite el tránsito de transeúntes, aproximadamente cuatro cuadras a la redonda se montaron vallas custodiadas por guardias presidenciales, para impedir que cualquiera ajeno a la reunión pueda ingresar a este sitio.

En las esquinas de las avenidas principales que confluyen al instituto vehículos artillados del Eército mexicano con células de alrededor de 10 elementos fueron apostados como parte de las medidas de seguridad.

Mientras las células de fuerzas especiales de la policía federal han sido desplegadas en los puentes cercanos al hospicio Cabañas, así como en las calles del barrio San Juan de Dios que existan a espaldas de la sede de la cumbre.