México.- El 10 de diciembre de 2004, la velocista mexicana Ana Guevara, cuestionó la inocencia de Marion Jones y consideró grave la posibilidad de que Estados Unidos haya encubierto a sus atletas.
"Es absurdo decir que no lo sabía" señaló en ese entonces Guevara sobre Jones, quien se enfrenta a la posibilidad de perder sus cinco medallas en los Juegos de Sydney 2000, al admitirse culpable de dopaje.

Guevara, subcampeona olímpica de los 400 metros en Atenas 2004, consideró que sólo bajo el uso de estas sustancias es posible tener un rendimiento como el que mostró Jones en los últimos años.

Para la mexicana el caso de Jones es más alarmante y grave porque mientras a algunos atletas se les aplican muchos controles, todo apunta a que Estados Unidos "tenía encubierto su propio control antidopaje".

Guevara se sometió durante el 2004 a casi una decena de controles antidopaje en tanto que atletas como el estadounidense Tim Montgomery apenas pasaron un par de pruebas de detección de sustancias.

La atleta consideró difícil que atletas latinoamericanos puedan incurrir en dopajes debido a que tienen un costo "muy elevado y requieren mucha tecnología y ciencia y sólo allá (en EU), lo podían hacer".

"Por eso y por tanto tiempo, Estados Unidos domina las pruebas de velocidad y tantos deportes, porque tienen los medios económicos para poderlo hacer, en México los casos de dopaje han sido por tonterías", indicó Guevara.