Notimex
Fuentes de la izquierda abertzale admiten que va a haber fuertes presiones sobre la actual dirección de ETA para que cese la violencia
Madrid.- Los resultados de las elecciones autonómicas vascas del 1 de marzo pasado han hecho mucho daño a ETA y a su entorno, al grado de que han abierto el debate interno sobre la conveniencia de mantener el terrorismo, destacó hoy El País.

El rotativo español aseguró que los presos de la organización armada Patria Vasca y Libertad (ETA) se encuentran sorprendidos tras conocer los resultados de las elecciones, según grabaciones realizadas de forma legal en las cárceles.

En esos comicios, los proetarras obtuvieron las peores marcas de su historia: 96 mil 889 votos, nulos al ser papeletas de la ilegalizada D3M, tal como había pedido el entorno de ETA.

Representan 60 por ciento menos respecto al máximo logrado por la representación política de la banda en las elecciones de 1999, que fueron 229 mil 556 votos.

Además, se ha consolidado el partido Aralar, con cuatro escaños, como opción electoral para la izquierda abertzale no violenta.

El País apuntó que en estas grabaciones, un preso con años de militancia y cárcel por delitos de sangre habla de la actual dirección de ETA en términos tales como: 'son como cuatro niñatos medio yonquis (drogadictos) que llevan todo, que con sus decisiones van a hacer desaparecer a la izquierda abertzale".

Asimismo, familiares de presos de ETA dijeron al conocer los resultados: "me sentí como una mierda. Fui a casa con una impotencia, con unas ganas de llorar".

El País aseguró que los resultados han sido un mazazo para los proetarras y, también, para el entorno más inmediato de la dirección de ETA.

'Una prueba de su desmoronamiento ha sido la desaparición de sus representantes de la vida pública desde la noche del primero de marzo pasado, como M. Itziar Aizpurua, Idoia Ibero, Julen Aginako y José María Erasun, quienes comparecieron para analizar los resultados'.

'Desde entonces ni ellos ni nadie han vuelto a hacerlo', resaltó.

El diario español expresó que los resultados del primero de marzo han descalificado totalmente los pronósticos de ETA.

'Han dado pie a que la disidencia, que ya se había manifestado hace dos años cuando la dirección de la banda desaprovechó la oportunidad del proceso de final dialogado con el gobierno, tenga más argumentos y adquiera aún más vuelo', añadió.

Fuentes de la izquierda abertzale admiten que va a haber fuertes presiones sobre la actual dirección de ETA para que cese la violencia. Las noticias sobre este mundo se multiplicarán en los próximos meses.