Agencia
Londres, Inglaterra.- Angelina Jolie trajo a su novio, Brad Pitt, al estreno británico de su película "Beowulf", pero él le permitió a ella acaparar la atención.
Jolie, actriz y embajadora de buena voluntad para la Agencia de Refugiados de la ONU, vistió pantalones de cuero negro y un suéter ajustado. Firmó autógrafos y charló con los admiradores el domingo en la Plaza Leicester de Londres.

"Es tan, tan bueno ver a toda esta gente aquí, siempre lo es", dijo Jolie a los reporteros en el pasillo hacia la sala de cine. "No he estado aquí en un tiempo. Yo viví aquí durante algunos años y planeo regresar más a menudo", agregó.

Pitt, con una gorra gris, se mantuvo atrás de su novia, de pie. "Yo estoy fuera de servicio esta noche", declaró él a los reporteros antes de acompañar a Jolie hacia la sala para ver la película.

El director de la cinta, Robert Zemeckis, retomó la leyenda nórdica de "Beowulf" para darle nueva vida con una tecnología similar a la que usó en "The Polar Express", para capturar los movimientos y gestos de actores antes de trasladarlos a animación digital. Jolie interpreta el papel de la malvada enemiga de Beowulf, la madre de Grendel.

Anthony Hopkins, otro co-protagonista del filme, también se presentó al estreno.

Jolie dijo que sobre todo ella disfrutó trabajar en la película con el actor Ray Winstone, quien le da vida al guerrero Beowulf. "El es asombroso. Yo quiero hacer algo más con Ray pronto porque él es muy divertido. Es inteligente", añadió.

La película, clasificada como de PG-13 (no apta para menores de 13 años), tiene escenas de violencia explícita.

Jolie dijo al respecto: "Yo creo que es notable la clasificación que tiene. Es una película realmente extraordinaria y algo de ella me asustó".

La cinta se estrena en Estados Unidos el 16 de noviembre.