Universal
En el semestre del subcampeonato, a la mitad del certamen -como ahora-, Pumas sumaba 10 puntos. Idéntica circunstancia futbolera que mantiene descontento al estratega Ricardo Ferretti.
"Lo que hemos hecho hasta ahorita no nos deja satisfechos", acepta el profesor.

Gesto adusto, el director técnico auriazul predica, regaña y divierte en un mismo acto. Nadie puede predecir las respuestas del Tuca, propensas a lo inesperado.

"Espero que el equipo juegue como lo hizo en la Liguilla -anhela de inicio-, que vaya en una posibilidad de mejoría y logre los puntos para calificar y ahí sí, que el nivel sea similar o mejor de lo que hicimos en el torneo pasado".

Después reconviene a quienes suelen interrumpir con inoportunos susurros.

"¡O hablas tú o hablo yo! Vámonos respetando", reclama, y tras aguardar algunos segundos, aún con la respiración acelerada, aclara: "Perdón, pero creo que merecemos este respeto".

Pero El Tuca también promueve el don del entretenimiento, entremezclado con ironía y puntada, sin perder el semblante áspero.

-¿Algún comentario del mal paso del América?

-Yo creo que el mismo que ellos hicieron cuando nosotros estábamos en último lugar. ¿Te acuerdas cuál era?

-No...

-Ninguno.

O cuando habla de David Patiño, técnico del Morelia, rival en turno. "Lo aprecio mucho, ojalá logre ser lo que todos esperamos, un gran entrenador; que el domingo pierda y que de ahí comience...".

Más serio, remata que no le deja satisfecho el trabajo defensivo ni el ofensivo.

-¿Y la media?

-La mediocridad del equipo -remata juguetón.