El Universal
Tortugas, águilas reales, ballenas azules, quetzales y jaguares son las especies en peligro representadas en estatuas de fibra de vidrio de la colección Animal Celebration, que se presentará hasta el 1 de noviembre
La capital mexicana será invadida desde este jueves y hasta el 1 de noviembre por réplicas de medio centenar de animales en peligro de extinción incluidas en la muestra "Animal Celebration", que pretende concientizar al público sobre la necesidad de proteger a las especies autóctonas del país.

Tortugas, águilas reales, ballenas azules, quetzales y jaguares son las especies en peligro representadas en estatuas de fibra de vidrio a tamaño natural y que fueron ubicadas en el Paseo de la Reforma, principal avenida de la ciudad de México.

"Son animales muy carismáticos y su tamaño permite a los artistas jugar con ellos como si fueran lienzos y pintarlos de diferentes maneras" , indicó en entrevista Mario Enrique Soto, director de "Animal Celebration".

Además, la muestra se completa con dos especies "extranjeras" en riesgo de desaparición, los rinocerontes blancos y los osos pandas.

La estrella de la exposición es la vaquita marina (Phocoena sinus), una marsopa de 50 kilos y 1.5 metros de largo, que acostumbra dar crías cada dos años y es considerada el cetáceo en mayor peligro de extinción del mundo, con solo 150 ejemplares.

Soto explicó que esta exposición "netamente mexicana, es un evento de arte, cultura y beneficencia con un 'clic' social" que quiere mostrar lo que se puede hacer para proteger a las especies.

A partir de agosto, la muestra será enriquecida con 30 nuevas estatuas.

Su director reconoció que la idea surgió tras el éxito en México del "Cow Parade", una muestra itinerante donde varios artistas pintaron diversas vacas que se expusieron en las calles de ciudades de todo el mundo.

En "Animal Celebration" una de las esculturas más llamativas es la ballena, de la que, debido al tamaño natural del animal, solo fue reproducida la cola, de cuatro metros de largo por dos de alto.

Otra curiosa iniciativa de la muestra es que el público visitante puede estampar su mano en una de las esculturas a cambio de la donación de veinte pesos a la ONG Naturalia, que se encarga de proteger especies mexicanas en peligro de extinción.

En esa figura hay manos hasta de un bebé de cinco meses y de un indigente, que consiguió reunir los veinte pesos y estampó su mano con solo dos dedos, dibujando los tres restantes. "Animal Celebration" le devolvió sus veinte pesos.

Junto a cada estatua hay un cartel con la leyenda "Sálvame" y unas líneas explicando lo más característico de cada especie para que los mexicanos puedan aprender, conocer y relacionarse con los animales.

"El quetzal es un animal prácticamente desconocido para la gente y es un ave bellísima" que influyó poderosamente en las culturas prehispánicas y de la que quedan muy pocos ejemplares con vida, se lamentó Soto.

En la convocatoria para realizar esta muestra recibieron más de 700 bocetos, realizados por artistas, diseñadores gráficos, aficionados, niños y ancianos, de las cuales finalmente se escogieron 80 modelos por "aportar algo a la cultura, a la preservación" .

Cuando acabe la exposición, que se espera sea vista por más de 10 millones de personas, se hará una subasta pública en el zoológico de Chapultepec de la capital, cuyos beneficios serán para Naturalia.

Aunque la muestra se estrena en México, los organizadores quieren exportar la idea a otras ciudades del país y del mundo.