Stavridis dijo que los niveles de fuerzas dependerán de una serie de recomendaciones que se aguardan para este mes del general estadounidense Stanley McChrystal, designado en junio comandante de la OTAN en Afganistán.
Monsa, Bélgica.- La OTAN podría enfrentar fuertes pérdidas en momentos en que las guerrillas del Talibán ganan terreno en la guerra de Afganistán, pero a la larga la alianza prevalecerá, afirmó el comandante supremo de la OTAN el miércoles en su primera entrevista desde que asumió el cargo.

El almirante de la armada estadounidense James Stavridis, de 54 años, dijo no saber si se requerirán refuerzos de los aliados europeos, que cada vez se resisten más a comprometer nuevos efectivos para el conflicto que lleva ya ocho años.

``Confío en que ganaremos en Afganistán. Tendremos algunos días buenos y otros malos, algunos grandes desafíos``, dijo en una entrevista con la Associated Press Stavridis, el primer jefe naval que comanda el cuartel militar de la OTAN.

Stavridis dijo que los niveles de fuerzas dependerán de una serie de recomendaciones que se aguardan para este mes del general estadounidense Stanley McChrystal, designado en junio comandante de la OTAN en Afganistán.

Se anticipa que las recomendaciones de McChrystal irán de unos pocos miles a más de 20.000 efectivos, con una posible mezcla de unidades afganas, estadounidenses y de la OTAN.

El predecesor de McChrystal, el general David McKiernan, había pedido 10.000 efectivos más para el año próximo, pero esa recomendación ha quedado sin efecto.

Algunos contribuyentes europeos a la fuerza de la OTAN en Afganistán, particularmente Alemania, han dicho que no suministrarán refuerzos. Otros han preferido no comentar o han manifestado escepticismo.

Más de 100.000 soldados estadounidenses y de la OTAN están en Afganistán, además de 175.000 soldados y policías afganos.

Enfrentan a unos 15.000 guerrilleros talibanos.

Pero suministrar seguridad a los 33 millones de afganos en medio de una insurgencia activa en terreno montañoso con pocos caminos impone muchas limitaciones.

En una entrevista publicada el lunes en el Wall Street Journal, McChrystal dijo que los milicianos del Talibán están ganando impulso a medida que avanzan más allá de sus bastiones en el sur de Afganistán.

Stavridis replicó que la clave de la victoria radica en emplazar un número suficiente de soldados y policías afganos con entrenamiento adecuado.

``Estoy muy complacido por la labor que el general McChrystal está haciendo entrenando las fuerzas de seguridad afganas``, afirmó. ``Al fin de cuentas, el modo en que ganaremos en Afganistán será entrenando a las fuerzas de seguridad afganas``.

Stavridis es parte de un nuevo equipo militar y político establecido por el presidente Barack Obama para conducir la guerra.

El grupo incluye a McChrystal, el enviado especial Richard Holbrooke y Anders Fogh Rasmussen, nuevo jefe civil de la OTAN.