Villaraigosa cumplió con las previsiones y arrasó en la primera ronda de las elecciones a la alcaldía de esta urbe californiana al conseguir un 55,5 por ciento de los votos, suficientes para reeditar su mandato sin necesidad de que se celebre una segunda vuelta.
Los Angeles, EU.- El alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, venció en los comicios municipales con mayoría absoluta y obtuvo la reelección como edil al frente del ayuntamiento de la ciudad, según los datos oficiosos publicados hoy por la administración local.

Villaraigosa cumplió con las previsiones y arrasó en la primera ronda de las elecciones a la alcaldía de esta urbe californiana al conseguir un 55,5 por ciento de los votos, suficientes para reeditar su mandato sin necesidad de que se celebre una segunda vuelta.

"Me presento ante todos vosotros con humildad esta noche, humilde por vuestro apoyo y confianza. Humilde por vuestro continuo perdón", aseguró Villaraigosa después de conocer el masivo respaldo con el que recompensaban los votantes su trabajo en Los Angeles.

Los resultados ofrecidos por la oficina electoral, completado el 99,9 por ciento del escrutinio, tendrán carácter oficioso hasta que se verifique el recuento de las papeletas emitidas por los 1,6 millones de angeleños registrados para votar, un proceso que se demorará hasta finales de marzo, según la normativa local.

El abogado independiente Walter Morris terminó segundo tras Villaraigosa, después de cosechar un 26,2 por ciento de los votos.

Muy por detrás y en tercer lugar quedó el ayudante del fiscal de Los Angeles, Gordon Turner, con un 6,4 por ciento.

Los restantes siete candidatos obtuvieron porcentajes inferiores al 4 por ciento.

La popularidad de Villaraigosa y los alrededor de 3 millones de dólares que recaudó para su campaña fueron una barrera insalvable para el resto de los aspirantes a la alcaldía, unos desconocidos para los ciudadanos que apenas lograron fondos para hacer llegar su mensaje.

Morris fue también el segundo en términos de donaciones económicas en estos comicios con algo más de 200.000 dólares, cifra significativamente inferior a los recursos de los que dispuso Villaraigosa.

El alcalde, confiado en su victoria, rechazó incluso asistir a los debates organizados en las jornadas previas para medir sus propuestas con las de sus contrincantes, a pesar de que las encuestas pedían mayoritariamente que Villaraigosa participase en los cara a cara.

El equipo de su campaña aseguró que el alcalde prefirió centrarse en promover sus éxitos al frente del consistorio municipal de esta ciudad de 4 millones de habitantes, con especial hincapié en la lucha contra la delincuencia que se redujo en un 24 por ciento en los casos más violentos desde que él accedió al cargo en 2005.

Villaraigosa, que se convirtió hace cuatro años en el primer hispano en dirigir el ayuntamiento de Los Angeles desde 1872, se enfrentó durante la campaña a las críticas sobre la gestión financiera municipal, que sufre un déficit estimado en cientos de millones de dólares.

Las aspiraciones políticas de Villaraigosa, que le podrían llevar a abandonar la alcaldía a mitad de mandato para sustituir a Arnold Schwarzenegger como gobernador de California, o su conocida relación extra matrimonial con una periodista en 2007, que le supuso el divorcio, no pesaron en la decisión de los electores.

Además del puesto de alcalde de Los Angeles se votó al nuevo fiscal jefe de la ciudad, un cargo que disputarán Jack Weiss y Carmen "Nuch" Trutanich en la segunda vuelta electoral que tendrá lugar en mayo, y al controlador, responsabilidad que fue a parar a Wendy Greuel, que obtuvo una victoria aplastante.

Los angeleños eligieron igualmente varios puestos en los consejos del distrito, la mesa educativa y fideicomisos.