SDP Noticias
Hoy ante miembros de la prensa, integrantes de organizaciones mexicanas y estadunidenses presentaron la Tercera Caravana por la Paz que viajará por territorio estadounidense del 12 de agosto al 10 de septiembre próximos
Ciudad de México. Javier Sicilia, líder moral del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), presentó ante la prensa, acompañado de diferentes organizaciones pro Derechos Humanos, la Tercera Caravana por la Paz que esta vez viajará por Estados Unidos desde el 12 de agosto hasta el 10 de septiembre.

Al principio de la conferencia tomó la palabra Araceli Rodríguez, del MPJD para anunciar la fecha en la que comienza y termina la caravana, también expresó que lo que busca la caravana es el encuentro de dos sociedades civiles lastimadas por la misma guerra. Araceli detalló que más de 60 organizaciones que defienden los Derechos Humanos acompañan y apoyan esta caravana.

Javier Sicilia, afirmó que desde que Richard Nixon comenzará la guerra contra las drogas ésta, ha sido imparable y ha generado un "desgaste social con dolorosas consecuencias" tales como los 70 mil muertos y más de 20 mil desaparecidos que la actual lucha de Felipe Calderón tiene como saldo.

Sicilia afirmó que ambos gobiernos criminalizan a las víctimas o familiares de las víctimas que exigen justicia, por lo que instó a ambos gobiernos a tomar su responsabilidad por la guerra que han promovido, por haber convertido un problema de salud en un tema de seguridad nacional.

"Lo que nos mueve son nuestros hijos e hijas muertos o desaparecidos, los huérfanos, los policías muertos en el cumplimiento de su deber o aun los corrompidos por el crimen organizado, el dolor de los cuerpos enteros o desmembrados encontrados en fosas clandestinas o en la calle" expresó Sicilia para después afirmar que el mensaje que la Caravana pretende llevar es de paz.

Sicilia llamó a ambas sociedades civiles a abrir el diálogo para regular las drogas, evitar el tráfico de armas de EU a México a cambiar el enfoque de guerra por un enfoque de paz, además de proteger la dignidad de las personas que huyen para refugiarse.