Diplomáticos de la ONU, OEA, estados Unidos y Europa continúan trabajando tras bambalinas para encontrar un consenso con el presidente interino Roberto Micheletti y facilitar una resolución.
Tegicigalpa, Honduras.- El gobierno interino de Honduras cerró el aeropuerto el lunes por dos días para impedir la llegada del depuesto presidente Manuel Zelaya, que en las próximas horas continuará buscando el apoyo del gobierno estadounidense y organismos multilaterales.

De Nicaragua Zelaya viajará el martes a Washington para reunirse con la secretaria de Estado Hillary Clinton, según informes de funcionarios del departamento de Estado.

Diplomáticos de la ONU, OEA, estados Unidos y Europa continúan trabajando tras bambalinas para encontrar un consenso con el presidente interino Roberto Micheletti y facilitar una resolución.

El ministro de Información de Micheletti, René Zepeda, dijo el lunes a la AP que una misión de políticos, ex cancilleres y ex presidentes viajó el lunes a Washington también para reunirse con los organismos políticos y financieros de la comunidad internacional.

``Esa misión tiene el propósito de aclarar en Estados Unidos la realidad de lo que ocurre en Honduras''.

``También tiene previsto hablar con el ex presidente ``Zelaya'' ``No está autorizada para negociar... y lo único que no podrán hacer los comisionados en Estados Unidos es negociar el regreso de Zelaya a Honduras, cuyo tema es inegociable''.

Zelaya durmió la noche del domingo en Managua tras reunirse en San Salvador con el secretario general de la OEA José Miguel Insulza y los presidentes de El Salvador, Ecuador, Argentina y Paraguay.

Las autoridades aeronáuticas cerraron el aeropuerto por 48 horas a partir del lunes a las 06.00 y reporteros de AP constataron que los militares han colocado camiones a los extremos de la pista principal del aeropuerto internacional en la capital y un avión en el medio para impedir el aterrizaje de cualquir aeronave.

Las clase en las escuelas y universidades públicas están suspendidas desde que zelaya fue derrocado el 28 de junio. Se observó que la rutina capitalina se está reanudando con la apertura de comercios y más tránsito de vehículos.

Los seguidores de Zelaya anunciaron un cambio en su estrategia para protestar. ``Nuestra decisión es seguir la movilización'', dijo el lunes a AP Rafael Alegría, del Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado. ``La lucha es que se vaya Micheletti y regrese Zelaya'', afirmó.

Agregó que su grupo decidió realizar menos concentraciones callejeras en la capital y se han girado ``instrucciones para que se hagan tomas de carreteras, bloqueo de transporte de combustible y mercaderías, y cierre de fronteras, entre otros''.

Ante la advertencia de la continuación de las actividades callejeras, el canciller del gobierno interino Enrique Ortez dijo el lunes a la radio colombiana Caracol que ``la Constitución lo garantiza y si son manifestaciones pacíficas tienen el perfecto derecho de ser''.

``Solo hay una cosa que no es negociable, es el regreso del ex presidente Zelaya'', afirmó.

Las manifestaciones callejeras han dejado un muerto y más de 30 heridos.

Isis Obed Murillo Mencía, de 19 años, murió el domingo de un impacto de bala en la cabeza, cuando intentó saltar la cerca metálica del aeropuerto internacional. El gobierno ordenó investigar las circunstancias en que ocurrió el deceso.

La OEA suspendió a Honduras de sus filas la madrugada del domingo, después de que fracasaran los esfuerzos de Insulza de gestionar en Tegucigalpa la restitución de Zelaya.

Micheletti ha dicho que no existió un golpe de estado sino una sucesión legal del poder que fue avalada por la Corte Suprema y el Congreso y renunció a la OEA.

Soldados expulsaron a Zelaya de Honduras el 28 de junio a punta de pistola, después que el presidente se negara a acatar un fallo de la Corte Suprema que consideró ilegal sus planes de realizar un referendo sobre la conformación de una asamblea que pudiera modificar la constitución. Luego, el congreso reemplazó a Zelaya con Micheletti.

La cancillería también emitió un comunicado el lunes en que informó que protestará ante Venezuela porque uno de sus aviones en que viajaba Zelaya violó el espacio aéreo hondureño.

En Nicaragua, el vocero del ejército, general Adolfo Zepeda, dijo el lunes que en la zona fronteriza ``no ha habido situaciones preocupantes. No ha habido una sola provocación. Nuestros oficiales mantienen comunicación con los mandos hondureños destacados en la zona y todo ha estado en normalidad''.