GM sorprendió a las autoridades alemanas y de otros países europeos a principios de mes al decidir que no vendería la participación mayoritaria en sus filiales Opel y Vauxhall a un consorcio formado por la firma canadiense de repuestos Magna International Inc. y el banco ruso Sberbank.
Francfort, Alemania.- General Motors Co. espera anunciar a mediados de diciembre un plan para sus filiales Opel y Vauxhall, pero no aclaró las reducciones de plantilla ni de producción que solicitará.

GM Europa difundió el jueves una declaración en respuesta a las ``interpretaciones erróneas`` del diario Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), según el cual GM deseaba mantener todas sus operaciones en las plantas de Europa.

El presidente de GM de Operaciones Internacionales y director interino de Europa, Nick Reilly, dijo en una entrevista con el FAZ que ``no tenemos que cerrar planta alguna. Lo que tenemos que hacer en reducir parte de nuestra capacidad productiva. Tenemos que reducir parte de nuestros costos estructurales. Y hay formas diferentes de hacerlo. No hablamos necesariamente de plantas enteras. Pero si tenemos 10 plantas y queremos reducir la capacidad en un 20%, ello no significa que tenemos que cerrar dos plantas``.

GM aclaró los comentarios de la entrevista con su propia nota insistiendo que su primera misión en reducir la capacidad productiva.

GM sorprendió a las autoridades alemanas y de otros países europeos a principios de mes al decidir que no vendería la participación mayoritaria en sus filiales Opel y Vauxhall a un consorcio formado por la firma canadiense de repuestos Magna International Inc. y el banco ruso Sberbank. Los empleados de GM Europa estaban dispuestos a adquirir un 105 de la nueva empresa.