El Universal
México.-Más de ochenta ballenas han quedado varadas hoy en la playa de Yoff, poblado de pescadores cercano a Dakar, la capital de Senegal, provocando la atracción de muchos curiosos frente a un fenómeno que se produce a menudo, esta vez en gran número.
Testigos presenciales informaron que las ballenas comenzaron a llegar a la playa de Yoff ayer, y hoy suman 82, de las que decenas han muerto.

A la playa de Diamaguene -otra localidad cercana a Dakar- también han llegado algunos de estos mamíferos marinos varados, señaló Jean Goepp, coordinador de los proyectos de la organización ecologista Oceanium de esta capital.

Señaló que voluntarios y seguidores de la organización ecologista, han participado en el rescate de una docena de ballenas.

"Unas treinta ballenas han podido ser devueltas al mar gracias al apoyo de pescadores que utilizaron sus piraguas para remolcar a los animales", señalo el ecologista, que vincula el fenómeno a una posible perdida del sentido de la orientación de los cetáceos.

Los ecologistas recuerdan que las poderosas ondas que emiten los submarinos militares afectan la orientación de las ballenas, que se arrojan a las playas, donde quedan varadas y, generalmente, mueren de deshidratación.

"Estas ballenas son animales migratorios y suelen desplazarse desde las aguas de Mauritania hasta Sudáfrica y si recuperan el sentido de la orientación podrán seguir su camino", subrayo Goepp.

Agrega que "lo más importante es mantenerlas en el agua y confiar en que recuperen rápidamente el sentido de orientación", pues "solamente sobrevivir dos horas fuera del agua y tenemos que actuar muy de prisa para salvarlas".

El alto número de ballenas varadas que han muerto ha provocado las quejas de Mamadou Thioune, miembro del Partido Ecologista de Senegal, que criticó la tardanza de los servicios del ministerio de Pesca para intervenir y evitar lo que calificó de "verdadera catástrofe".

"No hay ningún dispositivo de prevención o intervención rápida para hacer frente a este tipo de fenómeno", se lamentó Thioune, que puntualizó que más de doce horas después de que las ballenas comenzaran a quedar varadas, no hubo ninguna reacción por parte de los servicios estatales.

El Director adjunto de Pesca, Moustapha Thiam, presente en el sitio, anunció la llegada de medios navales para intentar salvar a las ballenas.

Thiam recordó que un fenómeno similar se produjo en la misma playa en los años ochenta y que en noviembre pasado más de 300 delfines se arrojaron a las playas de Cabo Verde.

"No tenemos ninguna explicación para este fenómeno, que puede tener muchas causas, tales como la perdida del sentido de orientación o algún otra razón que vamos a analizar", comentó Thiam.

Los servicios de Pesca se llevaron poco antes del mediodía los restos de una ballena para realizar investigaciones con el fin de hallar una explicación científica del fenómeno, cuyas causas, según algunos expertos, podrían ser también una consecuencia del calentamiento del planeta.