Notimex
Querétaro.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) apelará la decisión de un juez que absolvió a una empleada de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), por el presunto uso de facturas falsas en 2003, en esa institución educativa.
La averiguación se inició luego que en el interior de la UAQ se detectó el presunto uso de 16 facturas falsas, por un monto de un millón 306 mil 192 pesos, que de acuerdo con la PGJE, provocaron un detrimento en el patrimonio económico de la universidad.

A raíz de la denuncia, se inició el acta de averiguación previa SC/59/2003, en el Juzgado Cuarto Penal, y se citó a comparecer a la empleada Rosalía Ordóñez Vázquez, por relacionarse con la utilización de facturas apócrifas para la comprobación de gastos.

El 6 de enero de 2006, Rosalía Ordoñez dijo no tener conocimiento de alguna investigación realizada por el entonces auditor de la UAQ, Miguel Rodríguez Martínez.

Esto, en relación a diversas facturas falsas que acreditaban gastos realizados por la Dirección de Obras y Mantenimiento de la universidad, a cargo de Juan Manuel Andrade Serrato.

La PGJE aseguró que la imputada ocultó información de la que sí tenía conocimiento, con lo que obstruyó la investigación que llevaba a cabo la autoridad ministerial.

El 18 de abril de 2006, Rosalía Ordóñez afirmó que sí conocía datos relativos a esta investigación y argumentó que no los proporcionó con anterioridad porque lo que sabía era por dicho de Miguel Rodríguez.

Asimismo, firmó de recibidas copias fotostáticas y facturas, entre otros papeles utilizados para la falsa comprobación de gastos al interior de la Dirección de Obras y Mantenimiento de la universidad.

Testigos señalan que la empleada sí tenía conocimiento de la investigación efectuada por la utilización de facturas alteradas, ya que a ella le hicieron entrega de los documentos mencionados.

Ante estos hechos, se inició el proceso penal número 286/2006, radicado en el Juzgado Cuarto de Primera Instancia, en contra de Rosalía Ordóñez Vázquez, por el delito de falsedad de declaración ante autoridades en agravio al servicio público.

Sin embargo, anoche, el juez dictó sentencia absolutoria a favor de Ordóñez Vázquez, por considerar que no tuvo la intención de transgredir el orden jurídico y que su actuación fue prudente al no estar directamente involucrada con la investigación realizada.

El Ministerio Público presentará el recurso de apelación, al no estar de acuerdo en la resolución dictada por el juez, ya que la PGJE considera que existen pruebas que acreditan que, desde el primer momento, Rosalía Ordóñez tenía pleno conocimiento de los hechos que se investigaban.

El caso de las facturas falsas en la UAQ se dio durante la administración de la entonces rectora Dolores Cabrera Muñoz, quien después fue candidata a la presidencia municipal de Querétaro.

A raíz de estas investigaciones, en diciembre del año pasado se detuvo al ex director de Obras y Mantenimiento de la universidad, Juan Manuel Andrade Serrato, a quien se responsabilizó de las facturas falsas y se le otorgó la libertad bajo caución.

La UAQ aseguró de manera reiterada que las facturas nunca se cobraron, por lo que no había delito que perseguir, aún cuando se mantienen las investigaciones.