LA JORNADA
México, D.F. .- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) las sanciones que le imponga el Instituto Federal Electoral (IFE), derivadas de la llamada propaganda negra o guerra sucia en las elecciones de 2006.
La Jornada difundió ayer la propuesta de multas que envió la Junta General Ejecutiva del IFE a la Comisión de Quejas de este organismo, las que son de 119 millones de pesos a la Coalición por el Bien de Todos por los anuncios de "las manos sucias de Felipe Calderón, transmitidos en respuesta a la campaña del PAN que calificaba al entonces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador como `un peligro para México'."

Por este espot, el IFE propone para el PAN una multa de apenas 10 millones de pesos, lo que a juicio del senador perredista Arturo Núñez y del diputado de Convergencia, José Manuel del Río, es un criterio inequitativo, desproporcionado, que mide "con dos varas distintas".

Fuentes del IFE precisaron que la Comisión de Quejas, que encabeza el consejero Virgilio Andrade, modificará el rango de las sanciones, "pero a la alza", asunto que será definido el próximo lunes.

Al respecto, Rafael Hernández, representante del PRD ante el consejo general del IFE, anticipó que independientemente del monto final de la multa, interpondrán un juicio ante el Tribunal Electoral porque la única campaña negra en 2006 fue la que emprendió el PAN en sus espacios y también a través de membretes de organizaciones fantasma o de sus aliados como el Consejo Coordinador Empresarial.

"Nos preocupan las versiones periodísticas que refieren sanciones multimillonarias en contra de varios partidos, pero además se ensañan con la coalición Por el Bien de Todos. Se pretende aplicar multas por las campañas negras en 2006, pero en realidad, la única campaña negra fue aquella en contra de Andrés Manuel López Obrador, emprendida por el PAN", señaló.

Dijo que la propaganda de la coalición se basó sólo en propuestas y en críticas a las campañas de los adversarios.

Por lo pronto, el PRD solicitará a la Comisión de Quejas información preliminar acerca del dictamen de la Junta General Ejecutiva y solicitará que se expliquen los criterios para la definición de las eventuales sanciones millonarias.

"Vamos a dar el debate, vamos a apelar, recurriremos al Tribunal para echar a bajo ese dictamen", afirmó Hernández.

Por separado, el senador Arturo Núñez dijo que los partidos integrantes de la coalición Por el Bien de Todos podrán recurrir al TEPJF, que se ha caracterizado siempre "por enmendarle la plana al IFE en cuestiones de multas y sanciones". Consideró que el instituto no actúa con imparcialidad, toda vez que en lugar de sancionar con mayor rigor la campaña sucia contra López Obrador, en el año 2006, es a la coalición que impulsó su candidatura a la que impone una penalidad "exorbitante".

Núñez dijo que esa actitud del Consejo General del IFE se debe a su conformación, donde aún son mayoría los consejeros que participaron en el cuestionado proceso de julio de 2006.

El diputado Del Río dijo que no aceptarán ese trato diferenciado, ni que el IFE "mida con dos varas distintas a los partidos".

Aunque por reglamento pueden ser incluidos diversos asuntos en las sesiones del consejo general, en el orden del día del 23 de mayo no aparece el de sanciones, aunque sí diversas resoluciones de quejas interpuestas sobre el origen y aplicación de los recursos derivados del financiamiento de partidos y agrupaciones políticas nacionales.

Fuentes del instituto señalaron que la idea es incluir en la sesión del viernes próximo el tema de las sanciones por la propaganda negra o campañas sucias, pero la decisión última la tomará el consejero presidente Leonardo Valdés.