Palm Desert.- Lorena Ochoa supera errores y un campo difícil, empata con la noruega Suzann Pettersen en Palm Desert y hoy va por el título
Lorena Ochoa firmó ayer una tarjeta de 69 golpes, tres bajo par, en el torneo de Palm Desert, pero cometió un bogey en el hoyo final y Suzann Pettersen la alcanzó en el liderato.

La zona de catus del hoy 18 fue un problema para la tapatía, que vio como se le iba la ventaja, para terminar con números parejos con la norege.

Pettersen hizo birdies en sus últimos cuatro hoyos y terminó con 64 golpes, ocho bajo par, para alcanzar a Ochoa, actual campeona del torneo, en 204, 12 bajo par, luego de tres rondas en el campo de Big Horn.

Pettersen al final de la ronda pensaba que había terminado a un golpe de la mexicana. Su único bogey fue en el segundo hoyo, al fallar un golpe de cinco metros (15 pies).

Por su parte, la brasileña Angela Park, que ha asegurado el premio a la novata del año en el 2007, terminó con 69 golpes y empató con Jeon Jang (68) y Mi Hyun Kim (67), colocándose a un impacto de las líderes.

Pettersen, noruega de 26 años, había iniciado la jornada con una desventaja de cinco golpes, pero comenzó con un birdie en el primer hoyo, y logró un total de nueve en la jornada.

El domingo, en Danville, California, Pettersen realizó un birdie de 2.4 metros (8 pies) luego de que la mexicana falló un golpe de poco más de seis metros (20 pies) en el segundo hoyo de desempate.

Ochoa, la mejor jugadora del tour de la LPGA en los últimos dos años, abrió su ronda con tres birdies consecutivos desde el tercer hoyo, logrando una breve ventaja de cuatro golpes con un birdie de 1.5 metros (cinco pies) en el noveno, que la colocó a 13 bajo par.

Sin embargo, en el recorrido de regreso terminó los nueve hoyos con 37 golpes, uno sobre par, mientras que Pettersen, quien antes de la vuelta llevaba 33 impactos, la cerró con 31, incluyendo el birdie en el hoyo 18.