El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) expresó este lunes su apoyo a la guerrilla del Ejército Popular Revolucionaria (EPR), que en los dos últimos meses ha detonado ocho artefactos explosivos en instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- El EPR (izquierda) ha reivindicado los ataques contra gasoductos de la estatal Pemex en julio y durante este mes que han afectado a grandes empresas y ha dicho que su principal demanda es la presentación con vida de dos de sus militantes.

La demanda del grupo armado "no sólo es legítima, es también una denuncia actual de la guerra sucia que el 'amoroso amante del uniforme militar', el presidente Felipe Calderón, está reeditando", dijo en un comunicado el EZLN, liderado por el encapuchado subcomandante Marcos.

Marcos tenía planeado efectuar una gira por el territorio mexicano, pero en el comunicado anuncia que optó por suspenderla para evitar que el gobierno federal perpetre algún ataque contra la caravana insurgente.

"El gobierno castrense de Felipe Calderón (derecha) podría montar un atentado y después pretender adjudicarle la autoría al EPR argumentando disputas inexistentes", indicó Marcos.

"Hace poco un funcionario gubernamental dijo que las desapariciones denunciadas por el EPR no fueron realizadas por el gobierno, sino por otra organización revolucionaria, pero es sabido que el gobierno los detuvo y los tiene", concluyó.

El EPR comenzó a operar en 1996, dos años después que el EZLN.