Lourdes de Koster / Vanguardia
Saltillo, Coah.- El Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan Larios, A.C., invitó a la población a crear conciencia sobre la libre manifestación como un derecho ciudadano, y reveló que quienes realizan protesta social no deben ser tratados como delincuentes.
La Diócesis de Saltillo dio a conocer que desde los primeros días del mes de febrero la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos "Todos los Derechos para todas y todos", se unió a esta campaña iniciada a nivel nacional.
L
o que se busca es lograr una cultura que permita la libre expresión de ideas, sin temor a represalias, pues se trata de una garantía individual.

"No se debe tratar como delincuentes a quienes se manifiestan, como las autoridades del Estado mexicano lo han hecho ver, apelando a un discurso de legalidad y estado de derecho en el que se permite aplicar el peso de la ley con pocas pruebas y garantías de proceso para los acusados".

Se destacó que la protesta social pacífica es un derecho, un instrumento de defensa de los derechos y un aporte a la calidad democrática de un país. Es una expresión de descontento ciudadano por las decisiones en las que se involucra a la población.

"Es quizá la única vía del reclamo para quienes no tienen acceso a las altas esferas y buscan recuperar los derechos que les son arrebatados, pues viven de manera permanente la desigualdad y la injusticia".

El Centro Fray Juan Larios, A.C., invitó a la reflexión y análisis de esta postura que lo que busca es la protección de los derechos que tiene la gente a manifestar sus ideas y su descontento ante la autoridad, siempre que se haga de manera pacífica.