Los agentes de la PFP están presuntamente relacionados con la extorsión de un empresario de Yucatán; fueron arrestados cuando se repartían el dinero proveniente del delito.
Ciudad de México.- Veinticinco policías federales fueron detenidos en Yucatán, por su presunta responsabilidad en delitos de extorsión, abuso de autoridad y asociación delictiva, informó la Procuraduría General de la República (PGR).

Los agentes estarían presuntamente relacionados con la extorsión a un empresario de la zona, quien se puso en contacto con la policía en la madrugada del domingo para denunciar el caso, indica un comunicado difundido por la PGR.

Según la declaración de la víctima, los policías realizaron un registro en un centro nocturno de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán, que regenta el denunciante y advirtieron al administrador del supuesto hallazgo de droga.

Después se ofrecieron a "frenar el conflicto" si les entregaba 100 mil pesos.

Advertido de lo que sucedía por el administrador, el dueño del local llegó al lugar y ofreció a los uniformados 47 mil pesos, que los agentes aceptaron con la condición de recibir el resto del dinero el lunes y amenazaron con que volverían a cerrar el negocio este jueves si no se producía el pago.

Minutos después el empresario avisó a las autoridades locales, que montaron un operativo para detener al convoy de federales.

Los agentes fueron localizados repartiéndose presuntamente el dinero fruto de la extorsión.

Los 25 detenidos fueron trasladados a prisión en espera de que un juez determine sus responsabilidades penales en las próximas horas.