Notimex
Cd. de México.- El cineasta Robert Young, quien participa en el I Festival de Cine Chicano en México, aseguró que al mismo tiempo que aprendió a hacer filmes supo cultivar cebollas en Texas, al lado de una familia de chicanos muy trabajadores.
Durante una conferencia magistral en la sala Fósforo de la Cineteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Young señaló que se inició en el Séptimo Arte ya entrado en años, "porque antes me dediqué mucho tiempo al estudio del movimiento chicano, a ofrecer conferencias y a viajar acompañado de mi esposa".

Una de las anécdotas que recordó ante los presentes se refiere al viaje que realizó a Texas y California en su propio auto, acompañado por su mujer.

"Llegamos a una comunidad donde habitan chicanos. Ellos se dedican al cultivo de cebolla blanca y, como gente buena y noble, me permitieron entrar a su hogar para charlar con el padre, la madre y los hijos. Fue muy grato".

Agregó que más adelante se incorporó con ellos al campo agrícola. "Un día, entre todos, trabajando de sol a sol, logramos levantar cebollas en grandes cantidades y entre todos, pudimos cobrar la suma de ocho dólares con 50".

Esa experiencia en el campo lo llevó a las maquiladoras. Al conocer los conflictos laborales de los trabajadores mexicanos y chicanos en esas fábricas situadas a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, reflexionó:

"Ellos están luchando por crear un sindicato nacional; yo debo hacer algo, desde mi posición de cineasta, para dar a conocer lo que sucede dentro de cada centro de trabajo". Así nació "Alambrista".

Y precisamente "Alambrista" ("Acrobat") forma parte de la programación del I Festival Internacional de Cine Chicano que se lleva a cabo en esta ciudad. Por otro lado, Young es parte del Jurado de Ficción del encuentro fílmico.

Robert Young en 1960 se convirtió en productor asociado y director en la NBC para la serie "White paper", famosa por lo controversial de su propuesta.

Saltó a la fama por la manera de abordar el trabajo documental, al lado de su amigo Michael Roemer, como fue con el caso de "Cortile Cansino," un viaje naturalista por los barrios bajos sicilianos que nunca fue mostrado por la NBC, que destruyó el material original e incautó la copia ya finalizada.

Esa fue la primera colaboración entre Roemer y Young, que se extendería al largometraje de ficción "Nothing but a man", en 1964, dirigido por el primero y fotografiado por Young, quien continuó con la realización de trabajos documentales.

Luego de más de una década realizó la dirección de su ópera prima, "Alambrista", retrato de un joven ilegal mexicano que soporta el maltrato y la explotación a cambio de mantener a su familia.