NOTIMEX
Cannes, Francia.- Tras años de sequía, México puede mantener el actual promedio de producción de 70 largometrajes por año, el más elevado de los últimos tiempos, estimó la directora general del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), Marina Stavenhagen.
"Si esto sigue así, si logramos que se cuiden las cosas, podemos estar hablando de una producción anual de más o menos 70 películas", declaró Stavenhagen en entrevista con Notimex en el marco del 61 Festival Internacional de Cine de Cannes.

La máxima responsable del Imcine se mostró satisfecha con la actual producción de largometrajes en México, y prudentemente optimista sobre el futuro en este rubro.

"Pensar en crecer más es de riesgo porque el mercado es muy difícil. La salida y distribución de esas 70 películas nos está costando trabajo", aseveró Stavenhagen en el "stand" que el Imcine tiene en el mercado del film en Cannes.

La guionista y responsable del Instituto Mexicano de Cinematografía declaró que en México "se está consolidando" el panorama de la producción, "Pero no cantaría victoria porque de todas maneras dependemos del presupuesto federal y eso va y viene, y no es fácil".

Destacó que la producción aumentó en los últimos años, en gran parte por el impulso dado por el artículo 226 de la ley sobre la declaración de la renta.

"El 226 de la ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) ha permitido que crezca el volumen de producción y que la derrama de la industria audiovisual crezca; ha generado cierta efervescencia de la producción mexicana entre el cine de búsqueda, autoral y el comercial", señaló.

Según Stavenhagen "ahora hay mucha diversidad, variedad y una oferta inusitada de cine mexicano en las propias pantallas nacionales", en las que el año pasado se estrenaron 43 largometrajes mexicanos.

"Creo que estamos en un momento muy interesante de cosecha de muchos años de trabajo de todas las políticas públicas y de financiamiento. Estamos recogiendo los resultados de la acción de los dos fondos con los que trabaja el instituto", advirtió.

Marina Stavenhagen precisó que los fondos contribuyen a la producción de películas con 50 por ciento del financiamiento, aproximadamente.

El valor que tienen es que "son fondos detonadores de la inversión privada. Son fondos que permiten a los productores privados trabajar. Es un capital semilla que genera otros recursos", insistió.

"El problema en el mercado es la competencia desigual con el gran cine hollywoodense que invade las pantallas, es la distribución", denunció la directora general del Imcine, quien lleva año y medio en el cargo.