El diálogo entre Estados Unidos y China es beneficioso no sólo para los dos países, sino para todo el mundo, afirmó el presidente Barack Obama, en la ceremonia de bienvenida que le ofreció su colega Hu Jintao.<br>Foto: Especial
El diálogo entre Estados Unidos y China es beneficioso no sólo para los dos países, sino para todo el mundo, afirmó el presidente Barack Obama, en la ceremonia de bienvenida que le ofreció su colega Hu Jintao.
Obama se dirigió al Gran Salón del Pueblo en Beijing para desarrollar una reunión bilateral con Hu, en la que hablarán de asuntos como la no proliferación, el cambio climático o la crisis económica mundial.

Al comenzar su reunión bilateral, el Presidente estadounidense expresó su agradecimiento a su anfitrión por su hospitalidad y aseguró que "creemos que un diálogo robusto es importante no sólo para Estados Unidos y China sino también para el resto del mundo".

Por su parte, Hu declaró que Obama "ha trabajado activamente para promover nuestra relación" y expresó su voluntad de "mantener lazos profundos".

Los dos líderes mantuvieron una reunión de dos horas, que en su primera parte tendrá carácter bilateral y en su segunda mitad contará con la presencia de sus equipos de asesores.

En concreto, el Presidente estadounidense intentará persuadir al líder chino para llegar a un acuerdo de cara a la reunión de Copenhague contra el calentamiento global.

Obama también buscará recabar el apoyo de Hu a posibles medidas más duras contra Irán y Corea del Norte si esos países continúan incumpliendo sus obligaciones internacionales en sus programas atómicos.

Un asunto más espinoso será la economía, donde se espera que Obama inste a China a fomentar más el consumo interno y a permitir que la cotización del yuan fluctúe de acuerdo con la demanda del mercado, asuntos en los que Beijing se ha mostrado hasta el momento poco receptivo.

Obama viajará el miércoles a Corea del Sur, la última etapa de una gira que le ha llevado también a Japón y Singapur.