Las nuevas tecnologías constituyen el camino a seguir en el combate al cambio climático, dijo hoy la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, durante una conferencia de un día sobre este tema en las Naciones Unidas.
Nueva York, EU.- Rice se refirió al tema en reemplazo del presidente de su país, George W. Bush, quien no se contó entre los alrededor de 80 líderes mundiales y 150 disertantes reunidos en Nueva York.

Bush tiene previsto arribar a esa ciudad más tarde este lunes y asistir a una cena ofrecida por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El presidente estadounidense, que se opone a controles obligatorios sobre emisiones de dióxido de carbono, celebrará su propia conferencia internacional sobre cambio climático al término de esta semana en Washington.

Rice indicó que Estados Unidos tomó la amenaza del calentamiento global de forma "muy seria", pero se centró en las nuevas tecnologías como los principales medios para reducir las emisiones, y no tanto en sugerir objetivos para los recortes de emisiones globales o un programa de emisiones tal como han señalado otros líderes mundiales en la cumbre.

"El cambio climático es un desafío generacional y global", dijo Rice, y añadió: "Nuestros esfuerzos (...) están centrados en la transformación tecnológica".

"El mundo necesita una revolución tecnológica", dijo Rice, quien se refirió a la energía nuclear y los biocombustibles como posibles respuestas.

En esta línea, la funcionaria dijo que el mundo debe encontrar formas de "trascender" los combustibles fósiles en la búsqueda de alternativas limpias y renovables.

Del mismo modo que la conferencia de la ONU, la reunión estadounidense que tendrá lugar esta semana apunta a buscar un denominador común para la reunión de Bali, en diciembre próximo, donde la ONU aspira a buscar la fórmula de reemplazo del Protocolo de Kyoto, que expira en 2012.

Estados Unidos, que se disputa con China el lugar de mayor agente de polución en el mundo, no es parte del Protocolo de Kyoto, que entró en vigencia en 2005 y compromete a las naciones industrializadas a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Rice aseguró que su país está comprometido con un post Protocolo negociado en el marco de las Naciones Unidas.

Grupos defensores del medio ambiente temen que la reunión en Washington esté diseñada para minar los esfuerzos de la ONU en tratar de lograr un consenso sobre esta cuestión.