Nueva York, EU.- Argentina, Brasil y Chile figuran entre los quince miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU designados este miércoles tras una votación que eliminó a España, Sri Lanka, Serbia y Timor.
La designación por la Asamblea general de la ONU de las quince plazas vacantes entre las 47 que cuenta el principal organismo de derechos humanos de la ONU, con sede en Ginebra, estuvo acompañada de varias polémicas.

Las ONG como Human Rights Watch (HRW) hicieron campaña contra candidatos que según ellas no merecían integrar el Consejo, como Sri Lanka, y contra otros que calificaron de "dudosos", como Brasil.

En la Asamblea General de ONU están representados los 192 estados miembros.

Para ser elegido, un país debía obtener la mayoría absoluta de 97 votos.

Sri Lanka y Timor fueron eliminados al obtener menos votos que los demás candidatos a los cuatro asientos disponibles en la región asiática: Japón, Bahrein, Corea del Sur y Pakistán, que resultaron electos. En Africa fueron avaladas las candidaturas de Burkina Faso, Gabón, Ghana y Zambia.

"La derrota de Sri Lanka es una señal muy importante y significa que un país donde hay torturas y desapariciones no tiene cabida en el principal organismo mundial de derechos humanos", dijo a la AFP Steve Crawshaw, vocero de HRW.
Otra organización, UN Watch, fue más severa al considerar que entre los países electos, Pakistán, Gabón y Zambia "no cumplen con los requisitos mínimos en materia de derechos humanos".

"Si la ONU sigue eligiendo a los peores violadores en el Consejo de derechos humanos, vamos a seguir teniendo zorros cuidando a las gallinas" dijo Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch.

España, candidata al igual que Francia y Gran Bretaña a los dos asientos en liza asignados a Europa occidental, fue el otro gran perdedor de la jornada, al obtener 119 votos contra 123 para los franceses y 120 de los británicos.

Una candidatura de Serbia tampoco prosperó en el grupo de Europa del Este, donde fueron aprobadas Ucrania y Eslovaquia.

En América latina no había misterio: tres plazas para tres candidatos.

Brasil fue reelecto sin problemas, a pesar de las críticas, con 175 votos.

Argentina y Chile fueron designados respectivamente con 176 y 172 votos, en los puestos dejados vacantes por Guatemala y Perú, por un mandato de 3 años que comienza el próximo 19 de junio. Cuba, Bolivia, Nicaragua, México y Uruguay son los otros latinoamericanos actualmente miembros del organismo.

Según el representante de Argentina ante la ONU, Jorge Argüello, "este contundente resultado pone en evidencia el creciente reconocimiento de la comunidad internacional a la política de los derechos humanos aplicada por el gobierno argentino en los últimos años".

El representante de Francia ante la ONU, Jean Maurice Ripert, se congratuló de la reelección de su país y dijo que "el Consejo comenzó a trabajar en un espíritu diferente al del pasado, un espíritu de cooperación, de diálogo, y pensamos que hay que seguir por el mismo camino".

El Consejo de Derechos Humanos fue creado en 2006 y reemplazó a la Comisión de Derechos Humanos, desacreditada por sus reglas laxas que permitían a países con pobre desempeño en la materia ocupar un sillón y sustraerse de todo examen.

Estados Unidos -gran financista de la Comisión de la que terminó siendo expulsado en 2001- no aprobó la creación del Consejo alegando que sus reglas no garantizarían su eficacia, y se rehúsa a integrarlo.