Conocer bien a los aztecas es el trabajo que se hace ahora en la concentración de Argentina.
Polokwane, Sudáfrica.- Argentina comenzó a pensar en México, horas después de haber obtenido, sin perder ni un sólo punto, su billete para los octavos de final, en los que aguarda un equipo azteca que obligará a los de Diego Maradona a elevar el nivel.

El equipo no perdió sus hábitos y, como había sucedido tras los encuentros anteriores, después de medirse a Grecia hicieron ejercicio relajado los titulares y entrenaron más fuerte los suplentes.

Entre estos segundos Jonás Gutiérrez volvió a ejercer de defensa por la derecha, el puesto en el que jugó los dos primeros encuentros, donde vio dos tarjetas amarillas que le impidieron disputar el tercero.

Angel Di María, que había estado por la banda izquierda, cambió suposición y dejó su puesto a Javier Pastore, un dato que revela que Maradona ensaya nuevas variantes de cara a abrir la posibilidad a cambios frente a México.

No se entrenó con el resto de sus compañeros el defensa Walter Samuel, que continúa recuperándose de las molestias físicas en el muslo izquierdo que le obligaron a dejar el campo en el segundo partido frente a Corea del Sur.

Maradona no para de repetir que su equipo está en óptimas condiciones, pero también avisó de la fortaleza que puede traer México, su próximo rival el próximo domingo en el Soccer City de Johannesburgo.

Conocer bien a los aztecas es el trabajo que se hace ahora en la concentración.

Incluso Martín Palermo, autor del segundo tanto contra Grecia, afirmó que no tuvo mucho tiempo para celebrarlo, porque enseguida había que pensar en el próximo encuentro.

Esta selección no se conforma con poco y tras el juego desplegado en los tres primeros encuentros, una fortaleza ofensiva conducida por Lionel Messi, aspira a todo.

Por eso, los mensajes de confianza se combinan con los llamamientos a la prudencia.

El carrusel de cambios que el técnico dispuso en el último encuentro hizo que los teóricos titulares fueran hoy los suplentes, los encargados de jugar el partidillo de preparación ante unos juveniles.

El seleccionador no aclaró si alguno de los que ganaron a Grecia podrá pasar al equipo titular o si volverá a confiar en la selección que le dio los dos primeros triunfos.

Maradona no para de repetir que cuenta con "23 fieras" dispuestas a darlo todo por la camiseta albiceleste y preparadas para saltar al césped en cualquier momento.

Por eso, afirma que elegirá a los que estén en mejor condición para derrotar a una selección mexicana a la que tiene un enorme respeto.

Ambos equipos ya se midieron en este mismo estado de la competición en 2006, un encuentro que acabó con triunfo argentino, un destino que los de Maradona quieren repetir en Sudáfrica.

Estos días son claves para preparar ese encuentro y el seleccionador acude a los mismos mecanismos que tan buen resultado le dieron en las anteriores citas.

Así, el equipo gozará mañana de día libre tras un ligero entrenamiento matutino. Además del cuerpo, Maradona quiere que sus 23 fieras tengan a punto la mente.