Universal
El presidente Felipe Calderón planea realizar una remodelación en el cuarto de guerra de la residencia oficial, espacio que pocos conocen y donde se reúne con integrantes de su primer círculo de colaboradores
El presidente Felipe Calderón Hinojosa planea realizar una remodelación en el cuarto de guerra de Los Pinos, espacio que pocos conocen y donde se reúne con integrantes de su primer círculo de colaboradores para analizar situaciones de crisis o de seguridad nacional.

Para las obras en este lugar, considerado estratégico, de análisis y de trabajo -construido en el sótano de la residencia Miguel Alemán, por órdenes del ex presidente Vicente Fox-, se contrató al arquitecto Miguel Murguía Díaz, mismo que cobró a la Presidencia 241 mil pesos por un proyecto de remodelación.

Dos contratos dan constancia de que Murguía Díaz se encargará de las obras en esa área ubicada debajo del actual despacho presidencial, a la que sólo unos cuantos tienen acceso y que cuenta con dispositivos de comunicación de alta tecnología, pero sin señal de telefonía celular.

En el contrato AD-049-07, por adjudicación directa, celebrado por la Coordinadora General de Administración de la Presidencia, se constata un pago de 69 mil pesos por trabajos presentados del 13 al 19 de abril de 2007, para servicios de asesoría para la elaboración del anteproyecto de remodelación de la planta sótano de la casa Miguel Alemán de Los Pinos.

Después se le otorgó el contrato AD-194-07, por 172 mil pesos, para servicios de asesoría para la elaboración del proyecto arquitectónico del sótano de la casa Miguel Alemán de la residencia oficial de Los Pinos, del 14 al 23 de agosto.

Murguía Díaz es un arquitecto polémico por sus trabajos con el anterior gobierno federal, debido a diversas irregularidades encontradas por la Secretaría de la Función Pública (SFP).

En 2003 obtuvo contratos para remodelar el edificio del Inmujeres, institución que dirigía Patricia Espinosa.

Ese mismo año, la empresa Taller Cinco, Diseño y Construcción, SA de CV, acusó a la titular del Inmujeres, a la ex diputada del PAN Margarita Pérez Gavilán y al arquitecto Murguía Díaz de un presunto fraude por un millón 655 mil 386 pesos.

Incluso en 2004 legisladores del PRD presentaron un punto de acuerdo para que se investigaran las irregularidades detectadas en contratos de obra pública del Inmujeres, y que la SFP calculó en más de un millón 515 mil pesos.