Stephanía Cardoso/El Guardián
Saltillo, Coah.- Vecinos de diferentes colonias ubicadas al oriente de la ciudad participaron en una manifestación la tarde de ayer, y se posesionaron de tres camiones de la ruta 18, con el objetivo de que mejoren su servicio. Un gran caos vial ocasionó el incidente, en el que los quejosos cerraron el cruce del bulevar Herradura y la calle Otilio González, con la ayuda de las unidades 97, 1 y 35 de dicha ruta, las cuales fueron tomadas por ellos mismos minutos antes.
Los colonos reclamaron un mejor servicio en la ruta 18 Herradura, la cual actualmente cuenta con sólo tres unidades para dar servicio a las colonias Lomas de San Francisco, Nogales I y II, Parajes del Oriente, Jesús Cabello, Colinas de San Francisco, Herradura y Ampliación Herradura.

Las rutas, según manifestaron los hombres y mujeres que se reunieron, pasan cada hora y por lo mismo se llenan rápidamente; en algunos casos ya no se paran y empiezan a dar servicio desde las 6:45, por lo que muchos jóvenes no llegan a sus centros de estudio.

Al lugar llegaron Jorge Rodríguez y José Bravo Galván, ambos delegados del Sindicato Interno, quienes afirmaron que el secretario general se encontraba en Monterrey, Nuevo León, negociando un crédito para comprar nuevos camiones. Tras esa aclaración, la gente comenzó a abuchear a los hombres y dijeron que todo era mentira, ya que desde hace diez años han hecho constantemente convenios pero nunca se los cumplen.

Minutos después también se presentó Sergio Acosta, coordinador de Transporte Urbano del Municipio, quien dijo desconocer los anteriores convenios y que estaba investigando los tiempos de dichas unidades.

Finalmente firmaron un nuevo acuerdo, en el que los ciudadanos dieron un plazo de un día para poner otras ocho unidades en funcionamiento, de lo contrario volverían a tomar las unidades y cerrar las calles, hasta que se presentara el Gobernador del estado. También manifestaron que por tal situación, en días pasados, cerca de las 21:00 horas, una menor de 14 años fue violada mientras regresaba de la preparatoria en la calle Sexta de la colonia La Herradura.