Paris Hilton odió su película ``Pledge This!'' del 2006 y durante meses se negó a presentarse en actos para promocionarla a pesar de que lo estipulaba un contrato, dijeron el jueves los abogados de los inversionistas de la cinta.
Al comenzar el juicio en la demanda por ocho millones de dólares que enfrenta la afamada modelo, actriz, diseñadora, cantante y heredera, el abogado Bryan West, que representa a los inversionistas, dijo en sus declaraciones iniciales que ``durante el período de seis meses (en que la película fue promocionada), en ningún momento ella se tomó 10 minutos para ofrecer una entrevista telefónica''.

Michael Weinsten, abogado de Hilton, insistió en que su cliente se presentó numerosas veces para promocionar la cinta, pero no pudo atender muchas solicitudes de los productores debido a que tiene una agenda extremadamente ocupada.

Hilton también tenía el derecho de negarse a participar en algunos actos que pudieran dañar su ``marca'', y nunca estuvo de acuerdo en promocionar el lanzamiento de la película en DVD, de diciembre del 2006 hasta mayo del 2007, dijo Wenstein.

Su cliente, de 28 años, asintió vigorosamente con la cabeza desde la mesa de la defensa. Con un vestido blanco y negro sin mangas, Hilton permaneció en silencio durante las primeras declaraciones, a veces tomando notas o jugueteando con su cabello.

``Paris Hilton es una máquina de promoción'', afirmó Weinsten. ``Durante dos años y medio promovió esa película incansablemente''.

Uno de los productores ejecutivos de la cinta, James DiLorenzo, declaró que los agentes de Hilton rechazaron una serie de esfuerzos promocionales sugeridos, incluyendo el acudir a populares programas nocturnos de comentaristas en televisión, así como entrevistas en revistas, periódicos y radiodifusoras en Estados Unidos y el extranjero.

``Ella era la manera más poderosa de lograr que el público estuviera al tanto del producto'', afirmó DiLorenzo.

Weinsten reconoció que Hilton no quedó complacida con la edición final de ``Pledge This!'' íque trata sobre las acciones divertidas de una sociedad ficticia de estudiantes femeninas en la Universidad South Beach, también ficticiaí, pero dijo que ella hizo lo que pudo para promocionarla.

Le pagaron un millón de dólares por su actuación en el papel principal, pero el filme sólo recaudó unos 2,9 millones de dólares y solamente fue difundido en 25 cines.

La demanda busca el pago de daños por 8,3 millones de dólares, esencialmente para recuperar el dinero gastado en hacer la película y distribuirla.

Se espera que Hilton dé sus declaraciones el viernes. Con el fin de asistir al juicio, viajó a Miami desde Dubai, donde ha estado grabando episodios de su programa de realidad simulada ``My New BFF''.