Los equipos están listos para las finales de la liga más espectacular del mundo, este fin de semana se verá el más alto nivel, aunque se espera que LeBron enfrente a Kobe
La última vez que Kobe Bryant jugó en los playoffs, pudo hacer muy poco para que los Lakers de Los Angeles fueran vencidos por Boston en el sexto partido de la final de la NBA.

LeBron James ni siquiera llegó a un sexto partido, en su primera aparición en ese gran escenario, pues Cleveland fue barrido rápidamente por San Antonio.

Ahora, con una gran lesión en la Conferencia del Este y muchos equipos debilitados en el Oeste, ambas superestrellas tienen una buena oportunidad de llegar a un final feliz.

''Si no compito por el título de la NBA estoy perdiendo mi tiempo y el de mis compañeros'', sentenció James. ''Estoy ansioso por estar en una posición de llegar a los playoffs y de pelear el título''.

La postemporada comienza este fin de semana. James y los Cavaliers de Cleveland reciben a Detroit el sábado. Ese mismo día Boston, sin el lesionado Kevin Garnett, se mide con Chicago; Dallas visita a San Antonio en una revancha de un duelo emocionante de postemporada, y Portland será anfitrión de Houston para su primer encuentro de playoffs desde el 2003.

Bryant y los Lakers comienzan el domingo, contra el Jazz de Utah. Orlando recibe a Filadelfia, mientras que Miami y el líder anotador de la NBA, Dwyane Wade, irá a la cancha de Atlanta, y los Hornets de Nueva Orleáns viajarán a Denver.

Cleveland finalizó con una foja de 66, la mejor de la liga, y tiene la ventaja de local durante toda la postemporada. Ello significa que será necesario vencer a los Cavaliers en su estadio, donde su récord fue de 39-2 en la campaña, la segunda derrota fue en el último duelo de la campaña, y sin que jugara James.

La situación da a los Cavs una oportunidad considerable de volver a la final, donde fueron barridos por los Spurs hace dos años, luego de tener el peor desempeño ofensivo en la historia de la serie por el título. Este equipo es mucho mejor en ese aspecto, en parte gracias a Mo Williams, quien llegó al Juego de Estrellas en su primer año dentro de las filas de Cleveland.

Con todo, el camino no será fácil. Pocos equipos pueden igualar la experiencia de los Pistons en la postemporada. Detroit ha hecho seis viajes seguidos a la final de la conferencia.

Además, ahí está el explosivo Wade, y los campeones defensores, los Celtics de Boston.

Y a diferencia del 2007, cuando los Cavaliers no eran considerados aspirantes al título, ésta vez tienen todas las miradas sobre ellos.

''Ellos enfrentarán el tipo de presión que tuvimos nosotros el año pasado al ser el primer lugar'', dijo el técnico de Boston, Doc Rivers.

Pero eso no es nada comparado con los problemas del propio Rivers.

Rivers dijo el jueves que Garnett no estará listo para el comienzo de la postemporada y quizás no jugará en absoluto, por la lesión en una rodilla. Los Celtics han podido seguir ganando sin su líder, y quizás les bastará con Paul Pierce y Ray Allen para avanzar en los playoffs.

Pero seguramente extrañarían a Garnett frente a los Cavs o los Lakers, si es que llegan tan lejos.

Garnett fue la clave para que Boston derrotara a los Lakers en la final del año pasado. Esta vez, Los Angeles tiene a sus jugadores saludables, pues Andrew Bynum se ha recuperado de una lesión de rodilla.

San Antonio se ha quedado sin el argentino Manu Ginóbili, Portland parece un equipo demasiado joven, Nueva Orleáns luce propenso a las lesiones y Utah no puede ganar como visitante. Denver tendría una buena oportunidad.

Pero todo ello está sólo en el papel, la acción comienza el fin de semana.