El Universal
Dice el senador perredista que no es papel del gobernador decidir si se aprueba o no la iniciativa porque eso corresponderá determinarlo a los diputados locales
En el Senado, el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, fue acusado de actuar como un cacique y servir a los intereses de la profesora Elba Esther Gordillo, dirigente nacional del magisterio.

Para el senador perredista, Ricardo Monreal, no es papel del gobernador decidir si se aprueba o no la Reforma Electoral, porque eso corresponderá determinarlo a los diputados locales.

Lo llamó a la prudencia e incluso lo invitó a leer primero lo que ha aprobado el Congreso de la Unión antes de emitir una opinión, porque lo que se ha hecho reduce los costos de la política, como quiere la sociedad.

"Creo que los primero que debería hacer el señor gobernador, lo digo con todo respeto, le sugiero que lea la reforma que se ha aprobado, cuando lo lea o si no que se la reseñen algunos de sus múltiples asesores, se darán cuenta que es una reforma conveniente para el país", dijo Monreal.

Está de acuerdo en que el gobernador Moreira tiene derecho a opinar y a cabildear con los diputados, pero no a comportarse como un cacique y anticipar lo que harán los legisladores de su estado.

En la bancada del PRI también se analizaron las declaraciones que hizo su compañero de partido.

Para la fracción priísta no hay duda de que la profesora Elba Esther Gordillo, dirigente del magisterio, está detrás de lo dicho por Moreira.

Por el mismo motivo, por ese vínculo con la maestra Gordillo, los legisladores priístas creen que el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, asumiría una posición similar a la de Moreira.

El senador Melquiades Morales exhortó a la prudencia a sus compañeros de partido.