El supuesto filicida, que estaba separado de su mujer desde hacía seis meses, recogió al menor en el apartamento de su ex esposa y le dijo a la niñera que lo llevaría a tomar sol, según la versión oficial.
Río de Janeiro, Brasil.- Un hombre arrojó hoy a su hijo de 2 años desde la azotea de un edificio de 18 pisos en la ciudad brasileña de Sao Paulo y después también se lanzó al vacío, informó la Policía, que está tratando el caso como homicidio seguido de suicidio.

Tanto el padre, de 30 años, como el menor murieron en forma inmediata tras la caída.

El hecho ocurrió en la mañana de este miércoles en Chácara Inglesa, un barrio de clase media en la zona sur de Sao Paulo, según la información de la Policía.

El supuesto filicida, que estaba separado de su mujer desde hacía seis meses, recogió al menor en el apartamento de su ex esposa y le dijo a la niñera que lo llevaría a tomar sol, según la versión oficial.

Tras llevarse al niño, el hombre lo condujo a la azotea de una edificación vecina pero dentro del mismo condominio.

Pese a no tener informaciones sobre las circunstancias en que ambos cayeron del edificio, la Policía informó que abrió una investigación para establecer las causas del homicidio seguido de suicidio.

Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña, fue escenario en marzo del año pasado de un caso similar que repercutió durante meses en la prensa y que aún está en los tribunales, con los padres de una menor presos y acusados de haberla arrojado por la ventana del apartamento que compartían.

La menor Isabella Nardoni, de cinco años, fue encontrada herida en el jardín del edificio en el que vivía después de una presunta caída accidental de un sexto piso.

La menor murió camino al hospital y la Policía, tras las primeras investigaciones, acusó a su padre y a su madrastra de homicidio.