Arturo Estrada / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Ante los insistentes anuncios de una temporada invernal más fría de lo habitual, Héctor Mario Zapata de la Garza, presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, pidió extremar las precauciones en el hogar.
Asimismo, exhortó a los padres de familia a abrigar a sus hijos para evitar enfermedades y pierdan clases.

Recordó que según las especificaciones de la Secretaría de Educación y Cultura, las clases se suspenderán cuando las temperaturas sean extremas y según correspondan a cada nivel educativo, que es de cero grados centígrados para preescolar, un grado bajo cero en educación primaria y de tres grados bajo cero en secundarias.

"Los alumnos podrán ingresar al plantel educativo portando suéter o chamarra que no sea de la institución, e incluso podrán portar ropa que no pertenezca al uniforme, pero siempre y cuando sea abrigadora", informó Zapata de la Garza.

Mencionó que los padres deberán estar atentos a la temperatura registrada media hora antes de la entrada a clases, pudiendo ser verificada en los diferentes canales de televisión y estaciones de radio.

"Los padres de familia tendrán a su criterio la asistencia de sus hijos a clases, tomando en cuenta que las temperaturas sean extremas y no se ponga en riesgo la salud del alumno, pero siempre considerando la evolución de la temperatura en el día, con la intención de que los alumnos no pierdan tantas clases", aseveró.

Por otra parte, informó que se debe tener especial cuidado en la salud de los pequeños por las bajas temperaturas registradas en esta temporada, a fin de prevenir las enfermedades respiratorias.

"Debemos estar atentos a cualquier cambio o síntoma en nuestros hijos, ya que podemos prevenir enfermedades no exponiéndolos a cambios bruscos de temperatura y, no enviarlos a clases si presentan alguna enfermedad, debido a que la neumonía y bronconeumonía predominan en esta temporada", agregó.

Concluyó haciendo énfasis en tener especial cuidado en casa al encender braceros o calentadores, a fin de evitar la intoxicación por monóxido de carbono, que es un riesgo muy alto en esta época invernal.