Salud. Besar a alguien es una forma de expresar afecto, pero si no se cuidan es una peligrosa vía de enfermedad. Foto: Especial
El cultivo de bacterias en la boca convierte a esta zona del cuerpo —y al acto de besar— en un arma tóxica

Un beso de tan sólo 10 segundos puede trasmitir hasta 80 millones de  microorganismos y representa una vía de contagio de diversos padecimientos, algunos muy comunes como la gripe, y otros menos conocidos, como el herpes simple o labial, infecciones por estreptococo y la misma mononucleosis infecciosa o “enfermedad del beso”.

El coordinador auxiliar de estomatología del IMSS Coahuila, Silverio Zamudio Montes, dijo que la boca  de un ser humano sano contiene, en promedio, 100 millones de bacterias de 700 tipos diferentes y un solo beso convierte a la persona vulnerable para la recepción de enfermedades, por lo que se sugiere tener una higiene adecuada y atender con oportunidad las afecciones que se trasmiten por esta vía.

La saliva, cuyo componente en un 99 por ciento es agua, funciona como bactericida, coagulante y acelerador de la regeneración celular, de modo que el  consumo de este líquido es esencial para una correcta limpieza.

LOS MALES QUE SE CONTAGIAN

Algunas de las enfermedades que con frecuencia se trasmiten a través de los besos son la infección por estreptococo, que causa problemas agudos en la garganta y generación de plaquetas, entre otros; así como los herpes que se identifican como una mancha rosada que crece y provoca ampolla, picor y escozor.

Estas aparecen cerca de la boca y pueden transmitirse incluso con un simple roce entre los labios o al utilizar los cosméticos de una persona enferma.

LA ENFERMEDAD DEL BESO

En cuanto a la mononucleosis, más conocida como la “enfermedad del beso”, es un contagio viral que se atrae principalmente por el contacto directo con la saliva; los principales síntomas son malestar general, dolor de cabeza, fiebre, dolor agudo en la garganta y falta de apetito.

Zamudio Montes señala que la boca es una parte importante del cuerpo humano, que al igual que otros órganos requiere cuidados e higiene.

A través del programa PrevenIMSS, las consultas médicas familiares y con los especialistas en estomatología,  se conmina a lavar los dientes tres veces al día, utilizar hilo dental, consumir cantidades abundantes de agua y acudir a revisión  cuando menos dos veces al año. Los médicos aconsejan que ante cualquier molestia que se presente se acuda a atención.

AGUA, VITAL
> El IMSS, mediante temas como la jarra del buen beber, enfatiza en la importancia del consumo de agua simple, tanto para la boca, como para otras partes del organismo.